16 de agosto de 2016
16.08.2016

Economía pone límites a las comisiones por amortizar una hipoteca antes de tiempo

Los bancos asturianos vuelven a ofrecer financiación para comprar pisos por el 100% de su valor, como antes de la crisis

16.08.2016 | 04:49
Un edificio en construcción en La Corredoria (Oviedo).

El ministerio de Economía, por mandato de la Comisión Europea, planea realizar cambios significativos sobre los contratos de préstamos hipotecarios, entre los que se incluyen rebajar las comisiones que cobran ahora los bancos por las amortizaciones anticipadas y prohibir que estos créditos estén ligados irremediablemente a la contratación de otros tipos de productos, como pólizas o seguros. Así lo recoge un anteproyecto de ley que el Gobierno central acaba de sacar a consulta pública hasta el 15 de septiembre. Se trata de unas modificaciones que, a juicio de los agentes inmobiliarios asturianos, podrían estimular y facilitar la concesión de préstamos en el sector y, aguas abajo, mejorar las ventas.

Estos cambios en las reglas del juego hipotecario llegan después de una directiva europea que obliga a tomar estas medidas y cuando el mercado inmobiliario comienza a dar síntomas de mejoría después de años en la uvi. Las ventas están creciendo y, según apunta el presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria en Asturias (COAPI), Antonio Vega, la banca está volviendo a ofrecer préstamos hipotecarios en la región por el cien por cien del valor de la vivienda, como ocurría antes de la crisis.

Cuando estalló la burbuja del ladrillo, las entidades financieras cerraron el grifo de la concesión de hipotecas y aumentaron las exigencias para acceder a estos créditos. Entre ellas, redujeron el capital que prestaban y sólo financiaban, como mucho, el 70 o el 80% del valor del inmueble. "Ahora se mira muy mucho que a quien se le concede el préstamo tenga garantías de que va a poder devolver el dinero", apunta Vega.

El cambio que planea la nueva normativa, válido también para los contratos que ya están firmados, y que puede tener un mayor recorrido, es el de las amortizaciones anticipadas. El anteproyecto de ley recoge que en el caso de que se quiera reembolsar de forma prematura el préstamo la comisión máxima que se tendrá que pagar en los primeros tres años es del 0,5%; la penalización bajará hasta el 0,25% en los dos años siguientes y a partir del sexto no se podrá cobrar nada. En cualquier caso, si el cliente pacta unas condiciones mejores serán éstas las que se apliquen, como ocurre en la actualidad.

La feroz lucha de las entidades financieras durante los años del "boom" inmobiliario hizo que estas penalizaciones por amortizar el préstamo de forma anticipada desaparecieran. Pero la confluencia de la crisis económica, la caída del negocio financiero y un euribor por los suelos han provocado que muchos bancos las hayan recuperado, y ahora estas tasas figuran en la gran mayoría de los contratos firmados en los últimos años. La ley anterior fijaba el límite máximo a cobrar desde el quinto año en el 0,25%.

El anteproyecto también prevé "prohibir" que los préstamos estén vinculados a otros productos. Aunque deja la puerta abierta a que el Banco de España pueda autorizar este tipo de operaciones cuando haya "un claro beneficio" para los clientes.

Otra de las novedades del texto es que ofrece a los consumidores el derecho a cambiar la divisa de referencia de su préstamo. El Gobierno pretende de esta forma evitar casos como el de las hipotecas multidivisas, ligadas a monedas extranjeras como el yuan o los francos suizos, que cada vez que el valor de la moneda tenía una gran variación el coste del préstamo también cambiaba. Esto ocasionó muchos dolores de cabeza a los clientes y algunas sentencias contra los bancos que las comercializaron.

Además, se incluyen también algunas medidas sobre los trabajadores del sector financiero. Por ejemplo, se prohíben los incentivos económicos ligados al número de hipotecas que vendan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine