04 de octubre de 2016
04.10.2016

Duro se suma a los pleitos contra Bankia

El grupo sufrió pérdidas en la salida a Bolsa del banco, en el que invirtió casi un millón de euros La compañía entrega el ciclo combinado de Carrington

04.10.2016 | 02:10

El grupo asturiano Duro Felguera ha demandado judicialmente a Bankia por los daños y perjuicios derivados de la salida a Bolsa de la entidad financiera en 2011. Duro se convierte así en la cuarta empresa cotizada en reclamar por la vía civil contra Bankia.

Duro Felguera, que invirtió cerca de un millón de euros en el debut bursátil de Bankia, según adelantó "Vozpopuli" y confirmaron fuentes jurídicas a Efe, se suma así a las demandas planteadas por el mismo motivo contra Bankia por Iberdrola, OHL y Melià en varios juzgados una vez que el Tribunal Supremo ratificó la existencia de inexactitudes en el folleto informativo de la salida de Bankia al parqué.

En mayo, Iberdrola abrió el proceso al reclamar a Bankia 12,4 millones de euros por las pérdidas sufridas en la inversión, un proceso aún pendiente de conocer su admisión a trámite.

Los demandantes se ven en algunos casos abocados a recurrir a los tribunales contra Bankia para evitar problemas con sus propios accionistas, que podrían ir contra el consejo de administración de las compañías que invirtieron en el banco por no defender sus intereses.

Duro Felguera entregó ayer al cliente Carrington Power Ltd, propiedad de la compañía irlandesa ESB, la central de ciclo combinado de Carrington, situada en la población del mismo nombre, perteneciente al municipio de Trafford, a las afueras de Manchester (Reino Unido).

La central, de 880 megavatios de potencia, integrada por dos turbinas de 440 megavatios cada una y alimentada por gas natural, fue ejecutada por Duro en consorcio con General Electric entre septiembre de 2012 y mayo de 2016. Hace cuatro meses se produjo el encendido en caliente y ahora empresa su actividad comercial. La planta fue diseñada con capacidad para cubrir las necesidades energéticas equivalentes a la demanda de un millón de viviendas. En la construcción llegaron a trabajar hasta un máximo de 1.000 profesionales y, sumado el empleo directo e indirecto, se consumieron más de cinco millones de horas de trabajo.

La planta de Carrington sufrió un empeoramiento de resultados en el último trimestre de 2015, lo que contribuyó, aunque en mucha menor medida que el proyecto argentino de la Central de Vuelta de Obligado, a las pérdidas que sufrió el grupo, que cerró en pérdidas por primera vez desde 2003.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine