10 de noviembre de 2016
10.11.2016
Lne.es »

La receta de las empresas asturianas para competir: ser diferentes y plásticas

Las compañías destacan que la globalización obliga a adaptarse a los cambios del mercado en tiempo récord

10.11.2016 | 03:58
Por la izquierda, Guillermo Suárez-Valdés; Francisco Suárez, director comercial de empresas de Caixabank en Asturias y Castilla y León; Belarmino Feito, y Alejandro Díaz.

"Ahora hay que tener mucha plasticidad empresarial. Hay que cambiar y adaptarse a los mercados a un tiempo de récord". La reflexión la dejó ayer Guillermo Suárez-Valdés, consejero delegado de Aislamientos Suaval, una compañía de Carreño que, a golpe de innovación y de abrirse a los mercados internacionales, ha conseguido plantar cara a su competencia, generalmente empresas de origen alemán y diez veces mayores que ella. La clave para tener éxito en un mercado cada vez más globalizado es lograr sacar ventaja de las debilidades de la competencia, según expusieron varios empresarios asturianos en una jornadas en Oviedo sobre competitividad organizadas por la Asociación para el Progreso de la Dirección.

Otro de los ingredientes para lograr este éxito es, señaló Suárez-Valdés, conseguir equilibrar "la gestión a corto plazo con la visión a largo plazo". Algo que, reconoció, hay muchas empresas que no tienen en cuenta. En la misma mesa, el presidente de Asturfeito, Belarmino Feito, expuso cómo "hace 25 años en Asturias todo el mundo hacía de todo y nadie hacia de nada, no había especialización. Ahora es esencial buscar la diferenciación en este mercado tan globalizado". Su propia compañía lo ha conseguido gracias a la diversificación. De hecho, está inmersa en proyectos tan dispares como el desarrollo del equipamiento para un observatorio astronómico en Chile, la creación de un sistema de extracción de petróleo y gas para una plataforma en Angola, la construcción de un criostato (un enorme tanque de 400 toneladas) para un reactor de fusión nuclear y varias iniciativas en energías renovables. "Sólo nos quedan los vestigios de lo que fueron nuestros inicios en la siderurgia y la minería. Ahora eso sólo es un 6% de nuestra actividad", señaló.

Pero la globalización también toca a los más pequeños. "Las pymes también hemos tenido que subirnos al carro y comenzar a innovar", señaló el director gerente del grupo Baldajos, que ha emprendido un ambicioso plan de ampliación nacional. El empresario anunció que su compañía está preparando una nueva línea de producción para la fábrica de recauchutados que tiene en Langreo para comenzar a fabricar neumáticos industriales de "grandes dimensiones".

Durante las jornadas, la directora del Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI), Cristina Fanjul, y el director de la compañía de recursos humanos RHO, Miguel Morán, presentaron algunos de los resultados del programa "Se busca CEO", que buscaba poner en contacto a emprendedores con ideas innovadoras con directivos que les ayudaran a profesionalizar su proyecto. De las quince compañías que se presentaron al programa, siete se han comprometido con un directivo y otras dos están avanzando bastante en sus contactos. También, de forma natural, han surgido otras dos empresas paralelas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine