13 de mayo de 2017
13.05.2017

Orange, condenada a pagar 7.000 euros a una asturiana incluida en fichero morosos

El Supremo señala en su sentencia que "los perjuicios morales padecidos" existieron, por más que "la deuda fuera de pequeña cuantía"

14.05.2017 | 04:01

El Supremo ha condenado a la empresa de telefonía Orange España a abonar 7.000 euros a una asturiana cuyos datos incluyó en un fichero de morosos indebidamente, cometiendo así una intromisión ilegítima en su derecho al honor.

Un juzgado de Primera Instancia condenó a Orange a abonar una indemnización de 7.000 euros, pero la Audiencia de Oviedo la rebajó a 2.000 euros. La perjudicada acudió ante el Supremo en recurso y ahora el alto tribunal ha confirmado el primer fallo.

El Supremo señala en su sentencia que "los perjuicios morales padecidos" existieron, por más que "la deuda fuera de pequeña cuantía".
"No puede aceptarse el argumento de que la inclusión de datos sobre una deuda de pequeña entidad en un registro de morosos no suponga una intromisión ilegítima en el derecho al honor de una trascendencia considerable (y que por tanto no pueda dar lugar más que a una pequeña indemnización)", dice el tribunal.

La inclusión de los datos de una persona en un fichero de morosos "no responde a un problema de solvencia", sino que señala "una actuación incorrecta del acreedor", añade.

Así, "la inclusión en registros de morosos por deudas de pequeña cuantía" persigue "informar sobre la insolvencia del deudor y el incumplimiento de sus obligaciones dinerarias", explica.

"Por tanto, la escasa cuantía de la deuda no disminuye la importancia del daño moral que le causó a la demandante la inclusión en los registros de morosos", dice también el alto tribunal.

"Tampoco cabe tener en cuenta que no conste que la citada inclusión le haya impedido a la recurrente acceder a créditos o servicios", señala.

Y luego añade: "la información sobre incumplimiento de obligaciones dinerarias que se incluye en estos registros va destinada a las empresas asociadas a dichos ficheros", que "los consultan cuando alguien solicita sus servicios para evitar contratar y conceder crédito a quienes no cumplen sus obligaciones dinerarias".

"Por todo ello, el daño indemnizable sufrido por la demandante se compadece más con el que cuantifica la sentencia de primera instancia que con el que fija la sentencia recurrida", concluye el Supremo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine