12 de agosto de 2017
12.08.2017

Los restaurantes suben los precios el 1,4% de media, cinco veces menos que los hoteles

La hostelería prolonga la contención de los últimos años | Las bajadas de la patata y de la fruta abaratan la cesta de la compra

12.08.2017 | 04:40
Los restaurantes suben los precios el 1,4% de media, cinco veces menos que los hoteles

El aumento del número de visitantes que recibe Asturias ha venido acompañado de una subida moderada en los precios de los restaurantes y de una más intensa en la tarifas de los alojamientos, según se infiere de los resultados del índice de precios al consumo (IPC) conocido ayer.

Con carácter general, la inflación se situó en Asturias el pasado julio en el 1,3% interanual, dos décimas por debajo de la media del país. En el caso de los precios hosteleros, claves durante la campaña turística para competir con otros destinos y también para la rentabilidad de los negocios, la posición de la región está alineada con el promedio español: el capítulo donde el Instituto Nacional de Estadística agrupa a hoteles, cafés y restaurantes se encareció el 2,1%.

Pero la letra pequeña del IPC muestra que el comportamiento de las actividades comprendidas ahí no ha sido homogéneo. Se atribuye a los establecimientos de restauración un incremento medio de los precios del 1,4% en relación a julio de 2016, inferior a la media del país (1,6%) y el séptimo más modesto entre las diecisiete comunidades autónomas. En casi toda España las subidas se pueden considerar modestas: las mayores se producen en Baleares (2,4%) y en el País Vasco (2%). Las más contenida, el 0,7% de Castilla-La Mancha, región de bajo perfil turístico.

El resultado asturiano prolonga la tendencia de los últimos años, cuando en un contexto general de baja inflación y de devaluación salarial, los aumentos en los precios de los restaurantes durante los meses de verano no pasaron del 1,6%. En los años inmediatos anteriores a la crisis, las variaciones observadas por el INE fueron del 5,5% en 2007 y en 2008.

Las mismas fuentes estadísticas sugieren que los precios del alojamiento tienen este año un comportamiento más expansivo. Los datos de IPC señalan que hospedarse en Asturias resultó en julio de media el 7,7% más caro que en un año antes. Esa variación, superior a la media nacional (6,4%) y la cuarta más alta de España, se explica en parte por el hecho de que en julio de 2016 las tarifas de alojamiento habían descendido. En todo caso, supone una subida que quintuplica la que se atribuye a los restaurantes. El pasado junio, el índice de precios hoteleros que también elabora el INE asignó a Asturias una subida del 5,26%.

Los resultados del IPC señalan asimismo que los alimentos se han abaratado ligeramente (-0,6%) respecto a hace un año. Ese balance recoge el efecto de las bajadas en los precios de la fruta (-11,9%) y de otros alimentos básicos como las patatas (-11%). La leche y el pescado se mantienen en valores semejantes a los de julio de 2016. Y entre las carnes el único incremento llamativo es el del cordero (5%).

La ropa y el calzado mantienen el tono contenido de estos últimos años, resultante del impacto de la crisis sobre el consumo y de la irrupción de nuevos formatos comerciales de bajo coste (en tiendas físicas y "on-line"). Según la información que aporta el IPC, la ropa de mujer está casi un 9% más barata que en el verano de 2008. En ese mismo período de nueve años, la inflación general aumentó el 8%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine