Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las asociaciones de autónomos, divididas ante la propuesta de cotizaciones de Escrivá

UPTA, vinculada a UGT, apoya la fórmula del Ministerio, mientras que CEAT y ATA, integradas en la patronal, la ven con reservas o rechazo

José Luis Escrivá.

Los colectivos asturianos de autónomos juzgan con división de opiniones la última propuesta del ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, para que los trabajadores por cuenta propia coticen en función de sus ingresos (lo que mejoraría la recaudación del sistema) y generen con ello el derecho a pensiones mejores en el futuro y más similares a las de los trabajadores por cuenta ajena.

UPTA, la asociación vinculada al sindicato UGT Asturias, es más proclive al modelo propuesto y las dos integradas en la patronal CEOE (CEAT y ATA) lo ven con reservas e incluso con rechazo frontal.

Almudena Cueto, de UPTA, expresó una valoración “positiva”. “Llevábamos tiempo reclamando cambios en el sistema de cotización para hacerlo más moderno, justo y equilibrado”, dijo. Y destacó que “casi dos millones de autónomos van a pagar menos” si prosperase la última propuesta porque la contribución mínima bajará de 294 a 250 euros. “Planteamos que se cotice de forma proporcional a los ingresos para que los que ganan menos tengan un alivio. Es justicia social”.

Patricia Oreña, de ATA, rechazó la fórmula ministerial: “Nos conduce al cierre. Para quienes ganen más de 1.700 euros, la cuota subirá entre el 33% y el 90%. A los que menos ganan se les bajaría el 15% pero se les quitan prestaciones de paro y enfermedad profesional. Se aleja mucho de lo que necesitamos. Salen beneficiados los que ganen más de 4.000 euros porque no les suben la cuota, explicó. “Nos vendieron los tramos progresivos para que fuese más justo pero es un castigo para los que ingresen menos de 4.000 euros y un castigo enorme para los que ganen menos de 900 euros”, opinó. “Si ganas entre 2.000 y 3.000, tienes que pagar 700 euros de cuota, más casi 1.000 euros de electricidad, 600 de combustibles y si incluyes además los impuestos, no te da para vivir. O ganas más de 4.000 o estás muerto”, sentencia.

Ignacio García, de CEAT, considera que “el problema tiene difícil solución”. “España tiene las cuotas empresariales más altas y el autónomo, para equiparar su pensión futura con la del trabajador por cuenta ajena, tiene que asumir la parte que cotiza el trabajador más la que aporta el empleador”. “Gran parte de los autónomos tienen ingresos bajísimos. Hay autónomos cuya cotización supera sus ingresos”, explicó. “Se marca un mínimo para favorecer a los que tienen menos ingresos pero es tremendamente lesiva para los que ganen a partir de 1.700 euros porque las cotizaciones mínimas les aumentarían entre el 30% y el 90%”. Y agrega: “Aun a sabiendas de que perjudican su jubilación futura, muchos autónomos necesitan disponer de un remanente para su actividad”, agregó.

Compartir el artículo

stats