15 de diciembre de 2015
15.12.2015

Sánchez acusa de falta de decencia a Rajoy, que le replica tachándolo de "ruin y mezquino"

La corrupción encrespa el debate electoral - entre un jefe del Gobierno y un líder de la oposición enrocados en sus consignas - Sánchez: "El presidente tiene que ser una persona decente y usted no lo es" Rajoy: "Soy un político limpio y decente"

15.12.2015 | 04:19
Pedro Sánchez, a la izquierda, se dispone a sentarse frente a Mariano Rajoy en la mesa del debate.

La corrupción estaba en el guión previsible del "cara a cara" televisivo de anoche entre el presidente Mariano Rajoy y el jefe de la oposición Pedro Sánchez. Lo que rompió con lo predecible en el debate que muchos anunciaron como el del fin del bipartidismo fue el ataque directo con el que Sánchez sacó a Rajoy de la cómoda posición con que venía librando el debate al afirmar que "si sigue siendo presidente, el coste para la democracia será enorme. El presidente tiene que ser una persona decente y usted no lo es". Fue probablemente un golpe de efecto calculado, pero sorprendió de lleno al líder del PP, que respondió con una defensa de su honradez personal y reprochó a la cabeza visible del PSOE su actitud "ruin, mezquina y deleznable".

Ése fue el momento de inflexión de un debate que hasta entonces se había desarrollado por los mismos cauces previsibles de la campaña electoral. Previsible incluso en la indumentaria, con un Sánchez con corbata roja, la de Rajoy de un leve azul, separados ambos por casi dos metros de una sólida mesa, en vivo contraste con la escenografía etérea de otros debates que se han visto en estos días de ebullición política.

Antes de la estocada de Sánchez, los debatientes abusaban de las cifras, del recitado de programa y de los cruces de maldades menores. La recuperación económica de un país recogido en la ruina, de "una reforma laboral magnífica que comienza a dar sus frutos", fueron los argumentos reiterados del presidente del Gobierno, y aspirante a revalidar el cargo, frente a un opositor que trataba de hacerle reconocer públicamente que en estos años España ha sufrido un rescate económico en forma de ayuda a la banca, "25.000 millones que pagarán los ciudadanos", y que personalizó varias veces en Rodrigo Rato las malas praxis que llevaron al desastre de la banca rescatada.

Sánchez quiso poner sobre la mesa la reforma del aborto del PP, pero lo hizo en unos términos tan confusos que Rajoy le reprochó "una afirmación terrorífica

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine