15 de septiembre de 2017
15.09.2017

Kumon, donde empieza su futuro

El método de esta red de centros de enseñanza ofrece a los pequeños mucho más que una actividad extraescolar

16.09.2017 | 04:38
Kumon, donde empieza su futuro

Pocas personas no le han preguntado alguna vez a un niño qué quiere ser de mayor. Nadie o casi nadie no lo ha hecho y, aunque las respuestas pueden ser de lo más variadas, todo el mundo sabe que, para desempeñar una profesión, los pequeños –futuros adultos– tienen que aprender y adquirir una serie de conocimientos, destrezas y actitudes que les permitan alcanzar sus metas.

La red de centros de enseñanza Kumon no enseña oficios, pero proporciona las herramientas necesarias para que cualquier alumno pueda completar un itinerario de aprendizaje exitoso y alcanzar sus objetivos. Con los programas de Matemáticas y Lectura de Kumon los niños pueden desarrollar todo su potencial de aprendizaje y lograr todo aquello que se propongan.

El método Kumon impulsa el aprendizaje autodidacta, es decir, que el niño aprenda a aprender. En otras palabras, busca que los alumnos sean capaces de aprender por sí mismos. Y es que aprender a aprender va más allá de la capacidad de buscar e interiorizar información. Implica, además, discriminar, analizar los conceptos que se adquieren y enlazarlos o confrontarlos con otros conocimientos, destrezas y actitudes previos.

Cuando el alumno aprende por sí mismo, a través de la investigación propia y entendiendo por sí solo los conceptos que se le presentan, experimenta una importante sensación de logro que influye muy positivamente en su autoestima. Las experiencias satisfactorias de autodidactismo aumentan la confianza del alumno en su capacidad de aprender por sí mismo otras materias y estimulan su deseo de asumir otros retos. El método Kumon logra que los alumnos disfruten de la motivadora sensación de poder decir «¡Lo he conseguido!». Para ello, cuando un alumno llega al centro se realiza una prueba de nivel inicial y una proyección de estudio del alumno. Es importante que el alumno conozca el objetivo de aprendizaje que se ha marcado y busque también su propia superación personal.

El profesor de Kumon provoca situaciones y momentos de aprendizaje en los que el alumno resuelve ejercicios de manera autónoma. El material didáctico está repleto de pistas y ejemplos que el alumno toma como base de estudio para resolver los ejercicios. Aunque se le asigna un punto de partida cómodo, el avance es paulatino y constante. El profesor guiará al alumno a través del material, supervisará su trabajo y su evolución, y se asegurará de que este ha construido una buena base que le permitirá trabajar más allá de su nivel escolar. Es en ese momento cuando el alumno realiza ejercicios que no ha visto con anterioridad y puede disfrutar realmente de los beneficios del autodidactismo.

Kumon se caracteriza, también, por la individualización del proceso de aprendizaje. En esta red de centros de enseñanza, los profesores se adaptan al ritmo y a las necesidades de cada alumno en todo momento. El material está perfectamente estructurado para que el avance sea progresivo y esté apoyado en los conocimientos previos que ha adquirido el alumno. En este sentido, el alumno va avanzando poco a poco de un modo personalizado, a su propio ritmo, de manera que desarrolla al máximo su potencial de aprendizaje. Kumon no es un método academicista ni magistral, sino que está basado en el propio trabajo que realiza el alumno.

Así la función del profesor de Kumon se centra en orientar y dirigir el aprendizaje que el niño efectúa de manera autónoma. Cuando este realiza un aprendizaje basado en un proceso deductivo y de descubrimiento, el anclaje y la fijación de lo aprendido es mucho mayor.

El material didáctico se estructura de tal forma que los alumnos adquieren además herramientas fundamentales como la capacidad de concentración, la autonomía en el aprendizaje, el hábito de estudio y las ganas de aprender. Tras un periodo inicial de formación de ese hábito, los alumnos consiguen a través del método Kumon automatizar el acto de ponerse a trabajar un poco todos los días. No se debe olvidar que esté método, destinado a niños de dos años en adelante, apuesta por un modelo centrado en el alumno y en el carácter preparatorio y motivador.
Quienes quieran conocerlo sólo deben buscar su centro Kumon más cercano en www.kumon.es y probar quince días gratis hasta el 31 de octubre. Aquellos que lo deseen también tienen la opción de acudir directamente a algunos de sus centros repartidos por la región: Kumon Oviedo-Masip (672783830), Kumon Avilés-Quirinal (691105447) y Kumon Gijón-Viesques (648253404).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine