Rajoy da por zanjada la polémica con Esperanza Aguirre, y ésta afirma que «nunca ha existido»

El líder asegura que el PP se encuentra «mejor que hace 15 días» y que el debate de las primarias se hará en el congreso

03.05.2008 | 00:00
Rajoy da por zanjada la polémica con Esperanza Aguirre, y ésta afirma que «nunca ha existido»
Rajoy da por zanjada la polémica con Esperanza Aguirre, y ésta afirma que «nunca ha existido»

Madrid

El 2 de mayo de este año será recordado como el día en el que Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre enterraron el hacha de guerra. El líder del PP dejó claro que daba por zanjada cualquier «posible polémica» que hubiese podido surgir en las últimas semanas con la dirigente madrileña. Aguirre aseguró que no hay «nada que zanjar» porque «nunca ha existido polémica».


Borrón y cuenta nueva. Así podría resumirse la recepción del Gobierno de Madrid, en la que se reunió la plana mayor del PP. Fue allí donde, con dos besos, Rajoy y Aguirre sellaron la paz y pusieron fin a una crisis interna de semanas. Sobre la futura dirección del partido, su líder dijo que «no se ganan amigos por la vía de la sustitución, sino por la de la ampliación».


Pese a las informaciones de que un grupo de diputados pidió a Zaplana que encabezara una alternativa a Rajoy y de que Aznar está «preocupadísimo», Aguirre reafirmó que «no va a disputar el liderazgo» del PP, que su expresión de «ser candidata o no» fue «una gracieta» a Rajoy y que lo único que quiso es reivindicar la necesidad de abrir un debate ideológico.


El líder de los populares, que finalmente acudió a la recepción para evitar malas interpretaciones, saludo a Aguirre con dos besos y charló con ella. Rajoy reconoció que el PP pasa «por momentos de dificultad», pero que «las cosas están mucho mejor que hace quince días y, dentro de otros quince, estarán mejor de lo que puedan estar ahora». Así, dio por «absolutamente zanjada, en el supuesto que hubiera existido», la «posible polémica» con Aguirre.


La presidenta de Madrid, que se encontró por primera vez con Rajoy desde que éste proclamara aquello de «quien quiera irse al partido liberal que se vaya», afirmó que «no hay nada que zanjar», ya que, a su juicio, nunca ha existido «ninguna polémica» entre ella y Rajoy. Sobre si le expresó su preocupación por la situación del PP, como habría hecho con otros veteranos dirigentes, Esperanza ironizó: «Me debe considerar una pipiola porque no me ha llamado».


Durante la recepción se pudo ver a Soraya Sáenz de Santamaría y a Pío García Escudero, y a Manuel Fraga, que hace poco pidió a Aguirre que se callara. La iniciativa madrileña para celebrar primarias acaparó los corrillos. Rajoy ofreció «un debate abierto» en el congreso en el que «cada militante pueda opinar». «A pesar del ruido, nos vamos a presentar como un partido unido», remachó.


El alcalde Alberto Ruiz-Gallardon pidió que «todos nos llevemos bien», incluso «los políticos del mismo partido». La propuesta de primarias fue acogida con interés por el vicepresidente de Madrid, Ignacio González, y el portavoz del PP en la asamblea, Antonio Beteta. El secretario general del PP regional, Francisco Granados, se pronunció en contra.

Enlaces recomendados: Premios Cine