Numerosos políticos y representantes de la sociedad dan su adiós a Calvo-Sotelo

González, que se encuentra fuera de España, no pasó por la capilla ardiente l El Gobierno ensalza el servicio del fallecido a la democracia

05.05.2008 | 02:25

Madrid, Efe / E. P.

«Una democracia es grande si reconoce y homenajea a sus grandes hombres»

«Fue una persona de principios y valores arraigados que actuó según sus convicciones»

«Fue presidente en un momento muy difícil y estoy triste por perder a un gran amigo»

Autoridades, políticos, personalidades y representantes de muy diversos ámbitos de la sociedad española se acercaron ayer al Congreso para expresar sus condolencias a la familia del ex presidente Leopoldo Calvo Sotelo, fallecido de forma repentina el pasado sábado.

Los familiares del finado recibieron las condolencias de José Luis Rodríguez Zapatero, quien aseguró que «una democracia es grande si reconoce y homenajea a sus grandes hombres. Hoy es un día para que la democracia llore a alguien que dejó mucho empeño para que vivamos en un país de libertades».

También las de María Teresa Fernández de la Vega, Pedro Solbes, Mercedes Cabrera, que es sobrina de Calvo Sotelo, Alfredo Pérez Rubalcaba, Miguel Ángel Moratinos, Celestino Corbacho, Cristina Garmendia y César Antonio Molina.

El Gobierno expresó su reconocimiento al «valioso servicio» prestado por Calvo Sotelo a la democracia que tanto contribuyó a construir y consolidar. El ex presidente, «en circunstancias particularmente difíciles y delicadas, supo actuar con inteligencia y temple para preservar el respeto a la voluntad popular y a las leyes».

Además, dieron el pésame a la familia el ex presidente Aznar y, en representación del también ex jefe del Ejecutivo Adolfo Suárez, su hijo Adolfo Suárez Illana. Sólo faltó Felipe González, que se encuentra fuera de España.

El líder del PP, Mariano Rajoy, dijo que Calvo Sotelo era un hombre de «principios y valores arraigados que siempre actuó en política conforme a sus convicciones» y ensalzó el papel que desempeñó el ex presidente para recuperar la «normalidad» en una de las etapas «más complicadas de la historia de España». Manuel Fraga subrayó su papel desempeñado durante la transición y dijo que Calvo Sotelo llegó a la presidencia «en las peores condiciones y supo salir adelante de una manera ejemplar».

Dirigentes populares y socialistas como Soraya Sáenz de Santamaría, Ángel Acebes, Ana Pastor, José Blanco y José Antonio Alonso también desfilaron por la capilla ardiente como lo hicieron el ex ministro Rodolfo Martín Villa, el ex presidente del Congreso Landelino Lavilla y Miguel Herrero de Miñón. Además, dieron el péseme el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional Rodrigo Rato; el presidente del BSCH, Emilio Botín; el ex presidente del Tribunal Constitucional Manuel Jiménez de Parga y el ex jefe de la Casa del Rey Sabino Fernández Campo, quien, con la voz temblorosa, manifestó: «Fue presidente en un momento muy difícil y estoy muy triste de haber perdido un gran amigo».

Pero no sólo miembros de la clase política se acercaron a dar su último adiós al ex presidente Calvo Sotelo. Por la capilla ardiente pasaron el restaurador Lucio, el abogado Antonio Garrigues Walker, y el padre Ángel (fundador de Mensajeros de la Paz), entre otros.

Enlaces recomendados: Premios Cine