Tribunales

El juicio contra una anarquista provoca la polémica a las puertas de la Audiencia

Se ha producido un altercado en la calle entre un cámara de televisión y el medido centenar de personas que se han desplazado desde Cataluña para apoyar a la acusada.

13.07.2009 | 18:36
Núria Pòrtulas, detenida el 7 de febrero de 2007 en Girona acusada de colaborar con un grupo anarquista italiano y pretender atentar contra instituciones públicas catalanas, a su llegada a la Audiencia Nacional donde hoy comenzó el juicio contra ella y el en que la Fiscalía pide cinco años de cárcel.
Núria Pòrtulas, detenida el 7 de febrero de 2007 en Girona acusada de colaborar con un grupo anarquista italiano y pretender atentar contra instituciones públicas catalanas, a su llegada a la Audiencia Nacional donde hoy comenzó el juicio contra ella y el en que la Fiscalía pide cinco años de cárcel.

Núria Pòrtulas, acusada de colaborar con un grupo anarquista italiano y pretender atentar contra instituciones públicas catalanas, ha asegurado hoy que las anotaciones que tenía sobre estos organismos en una libreta eran para hacer pintadas y colgar pancartas en sus fachadas.

Así lo ha manifestado en el juicio celebrado hoy ante la sección cuarta de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional, donde el fiscal Juan Moral ha mantenido su petición de cinco años de cárcel para la acusada por un delito de colaboración terrorista, al considerar que existen pruebas suficientes que la relacionan con grupos anarquistas violentos.

Pòrtulas, que ha negado pertenecer a algún grupo de carácter insurreccionalista, aunque sí ser anarquista, ha relatado que cuando la detuvieron en febrero de 2007 estaba llevando a cabo, junto a unos compañeros, una campaña de apoyo al anarquista Juan Antonio Sorroche, que se encontraba preso en Italia por delitos de daños de carácter terrorista.

Dentro de esa campaña de protesta, según la acusada, ha enmarcado los apuntes concretos que hallaron en una libreta azul sobre el Departamento de Trabajo de la Generalitat, al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y al servicio territorial de Justicia, donde anotó si existían cámaras de vigilancia o guardias de seguridad.

"Las anotamos casualmente porque pasábamos por allí y estaban juntos los tres (edificios)", ha recordado Pòrtulas, que ha asegurado que su intención era realizar concentraciones, colgar pancartas y hacer pintadas que tuvieran trascendencia mediática.

Entre esas anotaciones, estaban también los datos del director del centro penitenciario de Girona, en el que estuvo preso Sorroche antes de ser trasladado a Italia, lo que la acusada ha justificado en que eran para la madre de Juan Antonio, "para que supiera donde podía recurrir".

Además, ha añadido Pòrtulas, junto a esos datos tenía otros en los que explicaba los delitos que le imputaban a Sorroche y la condena que tendría que cumplir sí le condenaban, por lo que había escrito "daños y finalidades terroristas", frase que para el fiscal indica la finalidad de las acciones que quería realizar la acusada contra las instituciones catalanas.

Sobre el "abundante" material propagandístico en el que se instaba de manera directa a la lucha contra el Estado y que se le incautó en el domicilio en el que vivía, la acusada ha dicho que era "material escrito del centro social", calificativo que ha dado al lugar donde vivía.

En concreto, se hallaron pegatinas, carteles relativos a los presos vascos o contra las fuerzas de seguridad o pasquines titulados '¿Cómo puedes vivir en esta mierda sin tratar de reventarlas?'.

"Eso son frases metafóricas", ha respondido Pòrtulas a preguntas de su abogado, Benet Salellas, que ha reclamado su absolución.

El instructor policial de la causa, que ha testificado en el juicio, ha recordado que la libreta se le intervino en un control rutinario de los Mossos d'Esquadra el 27 de enero de 2007 y que, tras comprobar la coincidencia de las anotaciones, procedieron a su detención, el 7 de febrero.

Pòrtulas, de 26 años y natural de Sarrià de Ter (Girona), permaneció cuatro meses en prisión y fue puesta en libertad bajo fianza de 15.000 euros.

Antes de finalizar el juicio, se ha producido un altercado en la calle entre un cámara de televisión y el medido centenar de personas que se han desplazado desde Cataluña para apoyar a la acusada, lo que ha provocado que la Policía tuviera que intervenir.

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine