21 de mayo de 2012
21.05.2012
El bicentenario de la primera Constitución española
 

El Rey apela al espíritu de «la Pepa» para afrontar las «serias dificultades de España»

Don Juan Carlos pide «seguir avanzando en la unidad, la libertad y el bienestar» y asegura que en 1812 «la nación estuvo muy por encima de sus autoridades»

20.03.2012 | 04:22
El Rey don Juan Carlos recibe el aplauso de los asistentes a la conmemoración de «la Pepa» ayer en Cádiz.

El Rey don Juan Carlos llamó ayer a reeditar el «espíritu de concordia», la «responsabilidad política» y el «compromiso cívico» de las Cortes de Cádiz para afrontar las «serias dificultades» que atraviesa España y «seguir avanzando» a favor de «la unidad, la libertad y el bienestar de todos los españoles».


En la clausura de la conmemoración oficial del bicentenario de la Constitución de Cádiz en el Oratorio de San Felipe Neri, el mismo lugar donde fue proclamada, don Juan Carlos animó a seguir el ejemplo de aquel momento histórico, cuando, «ante la adversidad, el pueblo español supo aportar lo mejor de sí mismo y transformar una realidad difícil en una fecunda tarea».


Tras destacar la importancia de la Constitución de 1812 como «referente esencial de la unidad, la soberanía y la libertad» de los españoles, que «benefició a España, a Iberoamérica y también al resto de Europa», el jefe del Estado hizo hincapié en el comportamiento de «una nación que estuvo muy por encima de sus máximas autoridades y que destacó por su dignidad, su heroísmo y su generosidad».


«Es justo reconocer a quienes, en medio de grandes dificultades, afrontaron la responsabilidad política y culminaron una formidable empresa de superación nacional», subrayó don Juan Carlos en su alocución recogida por la agencia «Efe». El Rey destacó además la tarea colectiva con la que los españoles forjaron el actual Estado de derecho en torno a la Constitución de 1978, «con firme espíritu de concordia, solidaridad y unidad».


«En la labor de Cádiz, realizada en un difícil trance histórico, podemos encontrar la referencia y la inspiración necesaria para afrontar las serias dificultades por las que nuestro país atraviesa en la actualidad», enfatizó el monarca durante su intervención.


Don Juan Carlos aludió a la dimensión y vocación iberoamericana de la primera Carta Magna española, un «referente clave y de gran influencia» para los nuevos estados independientes de América, y animó a potenciar la cooperación entre los países que integran esta comunidad de naciones, porque «redundará en una mayor prosperidad para todos».


En Cádiz «se abrió la puerta de la España moderna y democrática» y se situó «el punto de arranque del largo recorrido» hacia el actual Estado de derecho, dijo. «Sepamos seguir avanzando, con la inspiración de los grandes logros del pasado, a favor de la unidad, la libertad y el bienestar de todos los españoles», concluyó don Juan Carlos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine