Tragedia ferroviaria en Santiago

El maquinista: "Sí que frené, pero ya era inevitable"

Francisco José Garzón admitió en su declaración que activó el freno demasiado tarde "y veo que no, que no paso"

01.08.2013 | 21:57

Algo menos de una hora duró la declaración de Francisco José Garzón, el maquinista del tren siniestrado en Santiago de Compostela y que dejó 79 muertos, en los juzgados. Durante el interrogatorio, Garzón admitió que cuando frenó ya no había nada que hacer, "era inevitable".

Según un audio publicado hoy por El País, el conductor, al que se le imputa un delito de homicidio por imprudencia, responde al fiscal que "no estoy tan loco como para no frenar", cuando éste le pregunta en qué pensaba cuando entró en el túnel antes de la curva maldita.

Garzón confiesa que activó todos los frenos del tren "pero en la curva ya veo, ya veo que no la paso, veo que no la paso".

Durante su comparecencia, insistió en que fue un "fallo humano", que se despistó y que pensaba que estaba en otro tamo anterior. Por eso entró al doble de velocidad en un paso donde tenía que ir a 80 kilómetros por hora.

"Me quiero morir"

Ya antes de comparecer ante el juez, todas sus declaraciones reflejaban dolor y sentimiento de culpa. "Me quiero morir, me quiero morir, no quiero ver esto. Hubiera sido mejor que hubiera muerto yo antes de ver esto", repetía en la zona cero, Angrois, cuando varios policías lo trasladaban al hospital de campaña.

Garzón comenzó ese día su jornada laboral a los mandos de un tren diésel de media distancia que salió de A Coruña a las 11:55 horas y llegó a Pontevedra sobre la una y media. En esta ciudad descansó una hora y partió hacia Ourense conduciendo un Alvia con destino a Madrid. Se bajó en la ciudad de las burgas, volvió a descansar durante tres horas y las ocho de la tarde se puso al frente del Alvia que cuarenta minutos más tarde se salió de la vía en la fatídica curva de A Grandeira, en la localidad de Angrois, a unos tres kilómetros de la estación de Santiago.

El tren iba a 192 kilómetros por hora justo antes de tomar la curva, marcada con un límite de velocidad de 80. Estaba hablando por teléfono con un controlador de Renfe y en ese momento se dio cuenta de su error. Activó los frenos. Pero ya era demasiado tarde. El Alvia entró lanzado en la curva y volcó. La caja negra, analizada ayer, reveló que el descarrilamiento se produjo a 153 kilómetros por hora, agravado en sus consecuencias porque el accidente se produjo entre trincheras de hormigón y los vagones, con sus viajeros dentro, recibieron todo el impacto directo, sin amortiguación alguna.

Dentro de la cabina semivolcada, Francisco José Garzón llamó a centro de control de tráfico ferroviario para comunidad el accidente. Ya en ese momento comunicó que circulaba a 190 kilómetros por hora. "¿Qué voy a hacer, qué voy a hacer? Somos humanos", admitía.

El atestado policial recoge otras declaraciones del maquinista, realizadas por él mismo a los policías o bien escuchadas por viajeros y vecinos de Angrois que participaron en el rescate.

Cuando varios agentes lo sacaron de la cabina, estos le preguntaron si accedía voluntariamente de someterse a una prueba de sangre para descartar el consumo de alcohol. Respondió que no tenían ningún problema porque no había bebido nada.

Traslado ante el mando policial montado en la zona cero, el comisario de la Brigada Judicial de A Coruña entabló conversación con el conductor del tren para conocer la primera versión del accidente. "¿Ha muerto alguien?", le preguntó el maquinista. El policía no le contestó y le dijo que no se preocupara. "¿Pero cómo quiere que me calme? Con lo que he provocado prefiero morirme". Lo dijo hasta cuatro veces. Al lado de la vía comenzaban a alinearse los cadáveres.

Desolación

El comisario se interesa por su estado de salud al comprobar que Francisco José Garzón tiene una brecha en la cabeza. "Estoy herido leve. Pero yo no soy lo importante. Lo importante son los pasajeros", le respondió el maquinista.

Cada más consciente de las dimensiones de la tragedia, el conductor no dejaba de mostrar su desolación. "La he jodido, la he jodido, la he jodido. Circulaba a 190 kilómetros por hora".

El atestado policial recoge otras declaraciones del maquinista realizadas a viajeros. Uno de ellos es Manuel Lecanda. Cuando logró escapar del vagón, se le acercó el conductor, se arrodilló y soltó: "Soy el maquinista. Yo tenía que haberme quedado ahí debajo".

Un vecino de Angrois, Evaristo Iglesias, que colaboró en el rescate, le oyó decir cuando trasladan a Garzón al hospital de campaña: "Me quiero morir, me quiero morir, no quiero ve esto. Hubiera sido mejor que hubiera muerto yo".

Otro vecino de la aldea, Julio Santiso, acompañó el maquinista durante unos instantes. "Esto ya lo tengo denunciado yo. No se puede circular por esta vía a esta velocidad. Si pillo al de seguridad, lo mato. ¡Cuánta gente muerta! ¿Por qué no habré muerto yo?", le oyó decir en medio de todo el trasiego.

"Si me muriera yo. ¡Qué desgracia! ¡Qué acabo de hacer!", relata después a los policías que le acompañaron al hospital, a quienes aseguraba que el accidente no había sido provocado ni por un atentado ni por un sabotaje.

España

José Luis Martínez-Almeida.
Martínez-Almeida sustituye a Esperanza Aguirre en el Ayuntamiento de Madrid

Martínez-Almeida sustituye a Esperanza Aguirre en el Ayuntamiento de Madrid

Ha sido proclamado nuevo portavoz del Grupo Municipal del PP en el consistorio madrileño

El ´número 2´ de Interior denuncia que está siendo víctima de una "cacería"

José A. Nieto defiende que no incumplió la ley por reunirse con el hermano de Ignacio González

Rajoy transmitió "ánimos" a Catalá tras su SMS a González

Rajoy transmitió "ánimos" a Catalá tras su SMS a González

"Estas cosas pasan", le dijo el presidente del Gobierno al ministro de Justicia en plena polémica

Gritos a Rajoy en Uruguay: "Habéis robado todo, ladrón"

Una persona que se encontraba entre el público reprochó al presidente del Gobierno la corrupción

Anticorrupción niega que haya cesado al fiscal de Lezo

Anticorrupción niega que haya cesado al fiscal de Lezo

En un comunicado, la Fiscalía desmiente que Manuel Moix haya apartado a Carlos Iañez del caso

Lluís Llach y los funcionarios

Lluís Llach y los funcionarios

La presión sobre los empleados públicos ante la proximidad del referéndum

Enlaces recomendados: Premios Cine