Los "cuperos" propusieron a Pi-Sunyer, pero JxS se negó

30.11.2015 | 02:24

La CUP reafirmó ayer en una asamblea celebrada en Manresa (Barcelona) su "no" a la investidura de Artur Mas, y después de consultar a los más de mil asistentes, anunció que seguirá negociando "una alternativa" (otro candidato) y que pedirá a Junts pel Sí (JxS) que "se mueva" en esta cuestión.

Después de debatir intensamente todo el día los cuatro escenarios a considerar, los 1.200 militantes y simpatizantes de la CUP votaron con el siguiente resultado: el "no" a Mas obtuvo 823 votos; el "sí condicionado", 434, los partidarios de esperar al resultado de las elecciones del 20-D fueron 139 y los de ir a unas nuevas elecciones anticipadas, que no se celebrarían hasta marzo, 574.

La CUP, sin embargo, se emplaza a seguir negociando con JxS y también a convocar una nueva asamblea nacional, pero ésta decisoria, que todavía no tiene fecha conocida.

Los resultados de la asamblea fueron anunciados por el diputado por Gerona Benet Salellas, quien apuntó que "el escenario que más adhesiones ha suscitado es el de seguir explorando un plan de choque de medidas sociales, un proceso de ruptura y una presidencia alternativa a Mas".

Según Salellas, "los de JxS dicen que se han movido mucho y que nosotros no, pero si continúan proponiendo al mismo candidato, no vemos que lo que dicen se base en hechos". Y en este punto, indicó que los miembros de la CUP "les hemos propuesto hasta cinco soluciones distintas".

Entre gritos de "alerta Convergencia, se nos acaba la paciencia", Salellas dijo que "quien se ha movido somos nosotros, y al otro lado no quieren cambiar nada que tenga que ver con las privatizaciones o los recortes".

Explicó, sin embargo, que "seguiremos sentados en la mesa de negociación hasta que nos pongan encima de la mesa un plan de choque, un proceso de ruptura y un candidato a la presidencia que no recaiga en Artur Mas".

En la misma línea, la diputada y dirigente de Endavant -sector de la CUP que rechaza frontalmente a Mas- Anna Gabriel confirmó que la última palabra en lo tocante a las negociaciones la tendrá una nueva asamblea nacional, pero que "a partir de mañana seguiremos trabajando y proponiendo, aunque se nos ha pedido que pasemos a la ofensiva, que apretemos el acelerador".

La diputada Gabriela Serra afirmó que "nos tienen miedo porque nos quieren homologados, encorsetados y miedosos" y la CUP "no es nada de esto". Y advirtió que "CUP sólo hay una, es un puño, y en casa discutimos y somos fieles en nuestras posiciones, pero cuando salimos fuera actuamos como una única fuerza". "Nosotros no llevamos sólo cinco años de independentismo, sino más de treinta", ha subrayado en alusión a Mas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine