Sánchez desoye a sus barones e insiste en plantear una "gran coalición" progresista

Podemos se ofrece a "hablar de todo con todos" sin necesidad de "estar de acuerdo como condición previa" - Ciudadanos niega paralelismos entre España y Portugal, mientras IU se abre al diálogo "con el programa por delante"

08.01.2016 | 04:12

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, anunció ayer su intención de conformar una "gran coalición" de fuerzas progresistas para gobernar España, si el jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, fracasa en su objetivo de ser investido de nuevo como presidente. Después de la sucesión de declaraciones de dirigentes socialistas -entre ellos el Presidente asturiano Javier Fernández, reticente a esta estrategia- en torno a la conveniencia o no de un pacto del PSOE con Podemos y otras fuerzas de izquierda, Sánchez desveló en Lisboa que buscará ese acuerdo para "cambiar España".

El candidato socialista efectuó este anuncio después de reunirse con el primer ministro luso, su correligionario Antonio Costa, quien logró arrebatar la presidencia del Gobierno portugués a Pedro Passos Coelho al lograr un acuerdo inédito con el Bloque de Izquierda (aliada en la UE con Podemos y la griega Syriza) y con el Partido Comunista.

Sánchez aspira a reeditar un pacto similar al portugués y ayer aseguró que, si Rajoy no consigue ser investido, el PSOE "tenderá la mano a las fuerzas progresistas". A su juicio, de esta forma su partido "asumirá su responsabilidad" tras las elecciones del pasado 20 de diciembre intentando un entendimiento "en las políticas y no en las siglas".

Poco después de que Sánchez dejara patentes sus intenciones, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, declaró que "un pacto a la portuguesa sería faltar a la decisión de los españoles en las urnas".

Desde las filas de Podemos, su secretario político, Íñigo Errejón, señaló -sobre un posible acuerdo con otros partidos que suponga la renuncia a un referéndum en Cataluña-, que "se puede hablar de todo con todos y no es necesario estar de acuerdo como condición previa". Errejó enfatizó que "ni por activa ni por pasiva" su partido va a conceder que el PP pueda formar Gobierno.

Entre tanto, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, rechazó las comparaciones entre las situaciones políticas de España y la de Portugal, toda vez que "en Portugal no hay ningún partido que quiera romper Portugal en ningún acuerdo de gobierno", mientras que en España "hay un partido con varios partidos dentro de él, partidos nacionalistas e independentistas", que piden "un referéndum para que los españoles no seamos iguales y para que este país se pueda romper".

El diputado de IU-Unidad Popular, Alberto Garzón, indicó que su formación está abierta a facilitar la creación de un Gobierno de izquierdas, pero dejó claro que toda negociación debe afrontarse "con el programa por delante".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine