Pactos

El PP quiere que PSOE y Podemos se "mojen" sobre Cataluña

Los populares presentarán en el Congreso una proposición no de ley sobre el derecho de autodeterminación

19.01.2016 | 11:50
Rajoy, durante la entrevista.

El vicesecretario de Sectorial del PP, Javier Maroto, ha avanzado hoy que, si el Congreso empieza a tener actividad parlamentaria, su partido presentará una propuesta sobre el derecho de autodeterminación para que partidos como el PSOE y Podemos se "mojen" y voten lo que piensan al respecto.

Esa "prueba del algodón" la presentará el PP mediante una proposición no de ley en la Cámara Baja, si es que la mayoría de grupos decide que, antes de que haya un nuevo Gobierno, el Congreso comience a debatir iniciativas.

El PP no es partidario de ello y considera que debe esperarse a que se celebre la sesión de investidura.

Pero, si el resto de grupos opta por que comience la actividad parlamentaria, el grupo popular presentará en el primer pleno de la Cámara esa proposición contraria a que los Parlamentos territoriales o las comunidades autónomas puedan tramitar el derecho de autodeterminación, porque no es su competencia.

Se trata de una iniciativa que Maroto ha considerado apropiada después de decisiones como la del PSOE de ceder senadores a Convergencia y ERC para que puedan tener grupo propio en la Cámara Alta.

Maroto ha recordado que, en concreto, cuatro senadores del PSOE, uno de Cantabria, otro de Castellón, un tercero de Baleares y otro de Lugo son los que "por un rato" han pasado a ser senadores de DiL (la candidatura de Convergencia) o de ERC.

Ante ello, ha considerado que los votantes socialistas en esas circunscripciones tienen razones para estar muy molestos con el PSOE, "porque nadie les dijo que votar al PSOE en estas provincias era votar a ERC".

Si finalmente hay plenos en el Congreso en los que se debatan iniciativas, el PP presentará la citada, porque considera que sería "muy clarificador" para los ciudadanos conocer la posición del PSOE, que tendrá no solo que hablar sino también que "votar y mojarse" sobre si apoyaría un referéndum de autodeterminación en Cataluña.

Pero también serviría, ha apuntado Maroto, para ver si la posición de Podemos es "una, ninguna o hay fisuras" en esta formación y sus distintas candidaturas territoriales.

Javier Maroto está convencido de que hay muchos socialistas que se están "revolviendo en la silla" por la decisión del partido de ceder senadores a ERC y Convergencia para que puedan formar grupo y, aunque solo sean algunos los miembros del PSOE que hacen público este malestar, el dirigente popular considera que son muchos más los que opinan de esta forma.

Augura asimismo que, si se debate la iniciativa, será "complicada" para los socialistas, pero insiste en la necesidad de "ponerle un espejo delante a muchos en el PSOE" y comprobar si todo el partido está de acuerdo con las cesiones que Pedro Sánchez ha hecho a los independentistas.

Igualmente, vendrá bien saber, en su opinión, si la posición de Podemos es unitaria o varía a la vista de las "distintas sensibilidades" que hay en el partido de Pablo Iglesias y sus distintas coaliciones territoriales.

Se trata en definitiva de "arrojar luz en un debate que está siendo demasiado oscuro" y también para que los ciudadanos tengan claro "qué es lo que han votado" en las últimas elecciones, ha señalado Maroto, quien ha insistido en que cualquier partido que quiera formar parte del gobierno de la nación debe defender la unidad de España y la soberanía nacional.

Por otro lado, el dirigente popular ha asegurado que su partido respetará el reglamento de las Cámaras a la hora de decidir la conformación de los grupos parlamentarios.

"No vamos a saltarnos el reglamento en ninguna de las cámaras para la constitución de los grupos, vamos a hacer solo lo que se ajusta a derecho", ha señalado.

Tras insistir en que solo hay tres opciones -un gobierno "estable" del PP apoyado por PSOE y Ciudadanos; la coalición de izquierdas e independentistas o elecciones-, Maroto ha asegurado que el PP "no tiene ningún temor a elecciones anticipadas", pero "no es el escenario" que el partido prefiere.

Considera que hay que "respetar la voluntad" ciudadana expresada el 20 de diciembre, en la que quedó claro que su partido había ganado las elecciones, pero también hubo un mensaje de la ciudadanía: "La política solo se hace entendiéndose entre diferentes".

Por otro lado, Maroto ha asegurado que el partido está manteniendo interlocución con las demás formaciones políticas y "no deja de hacerlo", y ha recordado que el PP tiene una posición clara en los asuntos esenciales, aunque esté abierto a debates como una reforma constitucional, "siempre que se respeten las reglas del juego".

A la espera de ver cómo concluye este periodo, el PP seguirá activo estas semanas, celebrando juntas directivas provinciales y regionales pero también con la llamada "ruta social", que ha coordinado el propio Maroto.

La ruta social, ha explicado, "no es una herramienta electoral", sino la forma de operar del partido, y por eso seguirá habiendo contactos con organizaciones sociales y sectoriales.

El PP explicará en los próximos días esta "agenda social permanente" que quiere tener y hará balance de lo hecho hasta ahora.

Rajoy ofrece a PSOE y C's "hablar de todo"

Por otra parte, el presidente del Gobierno. Mariano Rajoy, ha subrayado, en una entrevista con RNE, que no tiene previsto reunirse de nuevo con Pedro Sánchez, al que ha criticado por su pretensión de convertirse en presidente "sin haber ganado las elecciones", y ha indicado, asimismo, que no ha empezado a negociar con él, porque el PSOE "no quiere negociar" con el PP.

No obstante, Rajoy ha defendido de nuevo este lunes un gobierno de "amplio apoyo parlamentario" y ha ofrecido al PSOE y a Ciudadanos dialogar sobre un "programa para el futuro de España". Tras asegurar que en una negociación se puede "hablar de todo" y hay "margen" para entenderse, ha afeado al líder de los socialistas, Pedro Sánchez, que se haya enrocado en su 'no' al PP y esté buscando el apoyo de los independentistas para llegar a Moncloa buscando una especie de Pacto de Tinell.

"Mientras su posición sea pactar con extremistas, es muy difícil negociar. Si uno no quiere es muy difícil", ha recalcado Rajoy en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, donde ha asegurado que no tiene "previsto" verse con Pedro Sánchez y ha insinuado que hará su oferta en el marco del debate de investidura.

Rajoy ha acusado hoy al líder del PSOE, Pedro Sánchez, de buscar "a toda costa" el apoyo de "los independentistas y los extremistas" para logra una especie de "Pacto del Tinell" con el fin de impedir un Ejecutivo del PP. El jefe del Gobierno en funciones ha añadido, además, quie "nadie" en el seno del PP le ha solicitado una reflexión para apartarse del Ejecutivo de cara a facilitar un hipotético pacto con otras fuerzas política.

En cuanto a si se quedaría como jefe de la oposición si no consigue ser presidente, Rajoy ha asegurado que no se lo ha planteado pero ha añadido que tiene "intención se seguir en la vida política" y "como presidente del Gobierno".

Proseguir las reformas

Rajoy ha advertido este lunes de que la incertidumbre política que se ha generado tras los resultados de las elecciones generales del 20 de diciembre está perjudicando la inversión extranjera en España.

"La gente las cosas se las piensa y la política afecta y mucho a lo que es la economía y a los proyectos de inversión. La gente mira dónde invierte, igual que cualquier inversor español mira cuál es la situación del país donde quiere invertir", ha señado Rajoy, que ha precisado que la situación política en España está afectando a "muchos inversores extranjeros", especialmente del sector inmobiliario.

En declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, Rajoy ha insistido en que, por todo lo anterior, lo más importante ahora es concentrarse en tener un Gobierno "a la mayor celeridad posible", y que sea, ha dicho, un Gobierno "serio", que no se dedique a echar por tierra o a derogar todas las políticas que han dado resultado, como la reforma laboral.

Estabilidad y recuperación

Preguntado por si la incertidumbre política puede afectar al cumplimiento del objetivo de déficit, Rajoy ha respondido que no, siempre y cuando la economía española siga funcionando y creando empleo.

"El problema es que íbamos a una excelente velocidad de crucero (...), pero si estamos sin Gobierno o el que tenemos revisa todo lo hecho corremos el serio riesgo de tener una situación de incertidumbre muy peligrosa", ha subrayado.

El jefe del Ejecutivo en funciones ha apostado por hacer un programa de gobierno para "cuatro años" que incluya las políticas "refomistas" que interesan a la gente. "Hay que negociar para hacer un programa poniéndose de acuerdo en objetivos y medidas", ha dicho.

En cuanto a si está dispuesto a hablar de la reforma laboral para llegar a un acuerdo, ha indicado que él no cree que haya que cambiarla porque con ella se empezó a crear empleo y tampoco se ha mostrado partidario de hacer cambios en la Ley de Seguridad Ciudadana o la Ley de Educación. A su entender, sería "un disparate dar marcha atrás en las reformas que se hicieron" y "volver a políticas antiguas".

Bárcenas y Rato

Rajoy ha asegurado no saber "absolutamente nada" del asunto del borrado de los ordenadores de Luis Bárcenas, y ha considerado que todo lo que rodea al caso, incluida su reapertura en los tribunales, tiene "bastante poco sentido".

En una entrevista en Radio Nacional, Rajoy ha señalado que sobre el borrado de los discos duros de los ordenadores del extesorero solo sabe lo que le han contado, y no tiene claro que hubiese tal borrado. Tras recordar que el caso se había archivado y ahora se vuelve a abrir, el jefe del Ejecutivo ha señalado: "Me parece que tiene todo bastante poco sentido".

Además, ha dicho estar "muy tranquilo" ante el caso Bárcenas que como ha recordado está "en manos de los tribunales", que son los que tienen que decidir.  Por otro lado, Rajoy se ha referido al caso de Pedro Gómez de la Serna, quien en su opinión debería devolver su acta como diputado, ya que fue elegido en las listas del PP, partido en el que ya no está.

Puigdemont

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha afirmado este lunes que atenderá al nuevo presidente catalán, Carles Puigdemont, "muy gustosamente" si éste le llama, pero ha dejado claro que, al igual que con cualquier otro presidente autonómico, no será él quien haga la primera llamada.

"Si él tiene algo que decirme lo atenderé muy gustosamente, lo he hecho siempre. Cualquier presidente que toma posesión me llama y si quiere que lo vea, lo veo, no soy yo el que llama habitualmente", ha dicho en una entrevista en RNE recogida por Europa Press.

En todo caso, ha recalcado que el Gobierno central tiene una posición muy clara y "no va a dejar pasar ni una": "Cualquier decisión que sea contraria a la ley la llevaremos a los tribunales", ha dicho, y ha advertido de que cuando un Gobierno "se salta la ley a sabiendas" está actuando contra los ciudadanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine