Dos ex altos cargos autonómicos del PP piden que Rajoy no sea líder ni candidato

Los barones cierran filas en torno al presidente del Gobierno Rivera y Sánchez rechazan hablar cara a cara con el número uno de los populares

10.03.2016 | 04:06
Mariano Rajoy.

El expresidente de Murcia Alberto Garre y el expresidente del PP de Navarra Jaime Ignacio del Burgo aprovecharon ayer la veda abierta el martes por el líder de Ciudadanos (C's), Albert Rivera, para pedir que Mariano Rajoy no siga siendo el líder del partido y que tampoco sea el candidato si hay que repetir las elecciones el 26 de junio.

Barones y dirigentes populares salieron enseguida en defensa del presidente del Gobierno en funciones, con quien tanto el líder del PSOE, Pedro Sánchez, como Rivera descartaron reunirse cara a cara, dejando a los equipos negociadores de los tres partidos la ardua tarea de llegar a acuerdos.

Tanto Garre como Del Burgo se expresaron sin tapujos. El primero dijo al diario digital "El Español" que Rajoy debe dar "un paso atrás" y proponer a otra persona para que coja las riendas del partido, porque "hay un clamor silencioso" en el PP que sustenta esta petición.

Del Burgo fue todavía más allá. "La gaviota chapotea en el charco de la corrupción y es incapaz de remontar el vuelo", escribió en un artículo que publica el digital "Vozpópuli" y en el que avisa de que la corrupción está llevando directamente al "hundimiento" del partido.

El expresidente del PP navarro opina que los populares necesitan "una segunda refundación", que debería traducirse en la renuncia de Rajoy tanto al liderazgo del partido como al primer puesto de la candidatura si se celebran nuevas elecciones en junio.

Ya el martes el vicepresidente tercero de la Diputación de Alicante, Alejandro Morant, se valió de su cuenta en la red social facebook para pedirle a Rajoy que "deje paso a otras personas al frente del PP".

Lo primero que hizo la dirección nacional para defender a su líder es atribuir las palabras de Garre al enfado del expresidente murciano por no haber concurrido en las listas de las elecciones generales, en las que quería ser candidato al Senado.

A partir de ahí, llovieron los elogios a Rajoy. El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, opuso al "clamor silencioso" en favor de su marcha el "clamor" que cosechó en las urnas el 20-D. El ministro de Industria, José Manuel Soria, sólo escucha un "clamor" para que Rajoy repita. Y el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, negó incluso conocer "siquiera el rumor" de que el Presidente tenga que dar paso a otra persona.

Mientras tanto, PSOE y C's, por un lado, y el PP por el otro volvieron a dar pruebas de que la negociación es imposible. Rafael Hernando advirtió que su partido no celebrará reuniones con los equipos negociadores de las fuerzas firmantes del pacto, que declaró "muerto y enterrado": "No estamos por un 'menage a trois', sino por las relaciones bilaterales, que son más sólidas, estables y duraderas".

De su lado, Sánchez y Rivera anunciaron que no van a entrevistarse con Rajoy, aunque éste les llame con ese propósito, y los dos coincidieron en que los contactos con los populares, de producirse, se circunscribirán al ámbito de los equipos negociadores. Y además sólo se celebrarán para evitar "victimismos" y abordar "reformas importantes", aclaró el portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando. Sánchez fue taxativo: "Le digo a Rajoy que para hablar de investiduras, hay que hablar en los equipos negociadores".

Lo que sí reconoció Sánchez es que los 90 diputados del PSOE no le dan "fuerza suficiente" para poder formar un gobierno por sí solo, razón por la cual no se "cierra" a ejecutivos de coalición que estén presididos por la noción de "transversalidad" o "mestizaje ideológico".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine