La CUP exige un nuevo proyecto de cuentas y la Generalitat ve el proceso "tocado"

El TC suspende parte de la ley catalana de emergencia social al admitir a trámite el recurso del Gobierno en funciones

01.06.2016 | 04:19
Puigdemont y Junqueras, camino de la reunión del Gobierno catalán.

El Gobierno catalán de Junts pel Sí (JxS) y la CUP -en teoría, socios en el proceso secesionista- dejaron ayer muy claras sus diferencias. Sobre el papel, acuerdo: registraron en el Parlament la proposición de ley para crear la Agencia Catalana de Protección Social, "embrión" de la futura Seguridad Social de la Generalitat y primera de las tres leyes de "desconexión" con el Estado. Pero los dos socios siguen discrepando abiertamente sobre el proyecto de Presupuestos de 2016.

Los "cuperos" registraron la enmienda a la totalidad que habían anunciado y reclamaron al Ejecutivo de Carles Puigdemont que presente una nueva propuesta. El Govern advirtió que la decisión del partido anticapitalista puede dejar "tocado" el proceso soberanista. Ellos no lo ven así.

El portavoz del secretariado nacional de la CUP, Xevi Generó, respondió a la consejera de la Presidencia, Neus Munté, que lo que deja "tocado" el proceso es que JxS "no despliegue" la proclama secesionista del 9-N.

Si los anticapitalistas no retiran su enmienda a la totalidad -y ayer aseguraron que es un "hecho" que no lo harán-, en el Pleno del Parlament del próximo día 8, el proyecto de cuentas presentado por el vicepresidente y consejero de Economía, Oriol Junqueras, será rechazado por la Cámara y devuelto al Govern, dado que el resto de los partidos también ha presentado enmiendas a la totalidad.

Puigdemont ya ha advertido que no modificará los Presupuestos y que en caso de que sean rechazados, prorrogará los vigentes, en su opinión mucho peor dotados para cumplir con el calendario de la secesión.

Pero el enfrentamiento desatado a cuenta del proyecto presupuestario -que la CUP ve "meramente autonómico y continuista"- no sólo puede dar al traste con el pacto de estabilidad entre los "cuperos" y JxS, sino que además está tensando las relaciones entre CDC y ERC, los dos partidos que integran JxS.

ERC se queja de los "dardos" que le lanzan dirigentes de CDC como Francesc Homs, que "envenenan la negociación". Homs reclamó a los republicanos "más firmeza" en defensa de la cuentas, obra, precisamente, del líder de Esquerra, Oriol Junqueras.

Además, ERC y la CUP están de acuerdo en reducir la presión fiscal a las rentas más bajas y subírsela a las más altas. Puigdemont sólo accedería a hacer lo primero, y según puntualizó Munté, únicamente si los anticapitalistas retiraban su enmienda.

No hubo desacuerdos, sin embargo, a la hora de registrar la proposición de ley para crear el embrión de una Seguridad Social catalana, que JxS y la CUP presentaron como una ley que cabe perfectamente en el actual "ordenamiento autonómico".

Entre tanto, en Madrid, el Tribunal Constitucional (TC) dejó en suspenso varios artículos de la ley catalana contra la pobreza energética y la emergencia habitacional, al admitir a trámite el recurso presentado por el Gobierno en funciones contra la norma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine