«Tengo que arriesgar»

«En seco será una carrera normal y aspiro al sexto puesto, pero todo cambia si llueve, se abren muchas posibilidades y hasta Nelsinho tendría opciones de llegar al podio»

25.05.2008 | 02:00
Fernando Alonso se coloca el mono para caminar por el pit lane.
Fernando Alonso se coloca el mono para caminar por el pit lane.

Montecarlo (Mónaco),

Álvaro FAES,


enviado especial de


LA NUEVA ESPAÑA


Quiere agua porque pretende una carrera loca, una lotería que le pueda catapultar hacia el éxito para no caer de nuevo en el anonimato del pelotón intermedio. El prestigio de la victoria en Mónaco no lo da ninguna otra carrera, y, después de ganar las dos últimas ediciones, Alonso no se conforma con el silencio de un puesto al final de la lista de puntos. «Tengo que arriesgar», dice cuando habla de una carrera que tiene todas las papeletas para disputarse sobre un asfalto mojado. «En una carrera en seco las cosas serían normales y aspiraría al sexto, séptimo u octavo, según los abandonos. Todo cambia en agua, se abren muchas posibilidades para todos. Hasta Nelsinho (Piquet) podría llegar al podio».

Frente a la caravana de Renault, tras la verja que separa el paddock del público, una multitud se acumula en busca de la firma del ídolo. Es de apenas un par de metros de ancho antes del agua, que recorre todo el recinto que ocupan los camiones de los equipos. El piloto los hace felices y responde con gesto enigmático cuando le preguntan por la carrera de hoy. Antes, hablaba de la certeza de piso mojado que maneja el equipo.

«Calculamos un 70 por ciento de opciones de agua, y eso casi garantiza que la pista estará mojada en algún momento de la carrera. Las cosas se complicarán y puede pasar de todo».


Llueva o no, Alonso mantiene la consigna del «imposible adelantar» monegasco, «porque no te puedes acercar a los demás, aunque, si está mojado, sí que puedes estar a la espera de fallos». Valora su séptima posición, de la que se dice «contento», como un buen lugar para evitar incidentes en la salida más complicada del Mundial. «Todo depende de lo que hagan los demás, aunque los diez primeros suelen tener más cuidado para mantener sus opciones de llegar a los puntos».

Los tiempos de Alonso estuvieron entre los mejores el rato que se rodó sobre mojado en la sesión libre de ayer por la mañana. Por eso prefiere el riesgo del agua y porque ya no siente la presión de los puntos. «Puedo apurar más que cuando me jugaba el campeonato. Me pasó en la Q2, que estaba fuera de la siguiente tanda y salí a hacer la vuelta de mi vida. Y en la carrera, si estoy séptimo y llueve, puedo intentar adelantar; si me toco con otro y me voy fuera, no pasa nada».

A ese nuevo papel en las carrera le encuentra el asturiano diversión por «la lucha cuerpo a cuerpo», y tristeza, porque «preferiría luchar por el campeonato». Pero, esta vez, hasta se atreve a hablar del podio. «Estaré a tres o cuatro coches del cajón, tras una crono en la que hemos ido de menos a más, cuando la pista empezó a tener más goma. Si llueve, la estela de agua será menos que en medio del pelotón», dice el ovetense. Y se refirió de nuevo a la salida para asegurar que «siempre hay toques» y que el destino del piloto depende de cómo se lo tome cada uno. «Habrá problemas si alguien decide atacar más de la cuenta, porque en la primera curva no caben dos coches a la par», aseguró.

Enlaces recomendados: Premios Cine