Ocasión para los grandes pilotos

25.05.2008 | 02:00
Ocasión para los grandes pilotos
Ocasión para los grandes pilotos

El fin de semana de Mónaco es un tanto atípico dentro de la Fórmula 1. Se trata de un circuito con características muy especiales, que lo hacen único dentro del campeonato. Es un trazado de carácter urbano, muy lento y muy corto, donde los monoplazas pasan constantemente cerca de las vallas. No es muy exigente con el motor, ya que no se le hace funcionar al máximo rendimiento durante mucho tiempo. Lo que interesa aquí es tener buena respuesta a medias revoluciones para conseguir una buena aceleración en la salida de las curvas. Al no ser éstas muy rápidas, las aceleraciones laterales son modestas y también el desgaste de los neumáticos, por lo que se utilizan ruedas muy blandas que interesa calentar lo más rápido posible. El hecho de no tener largas rectas obliga a utilizar mucha carga aerodinámica, ya que no penaliza en las rectas. Por eso, los componentes aerodinámicos son menos importantes que en otros circuitos. Al ser la velocidad baja y existir varias curvas lentas, se utilizan suspensiones más blandas, lo que mejora la tracción y el agarre. El continuo cambio de dirección beneficia a coches más ágiles respecto a otros circuitos donde la estabilidad es más importante. A pesar de todo, la jerarquía de las escuderías se ha mantenido. Ferrari ha mejorado el coche respecto a otros años y lo ha adaptado a circuitos más lentos. McLaren y BMW siguen al acecho y parece que Williams se ha adaptado bien, como era de esperar. Por detrás siguen Renault, Red Bull y Toyota. El Renault parece haber encontrado dificultades en la puesta a punto en seco, experimentando inestabilidad del tren trasero y problemas de tracción, que aquí son cruciales. Parece difícil que Fernando pueda acercarse a los coches de delante, dada, además, la imposibilidad de adelantar aquí. Pero lo que sí ha quedado patente es que en este circuito se acentúa la importancia del piloto, lo que se ha traducido en grandes diferencias entre coches de la misma escudería, como ha sido el caso de BMW, Williams y sobre todo Renault, donde Alonso ha vuelto a demostrar que puede sacar todo el potencial del coche. En cualquier caso, las predicciones de lluvia para la carrera pueden echar por tierra todos los pronósticos y dar oportunidades a los equipos de mitad de parrilla y, sobre todo, a los grandes pilotos.


Alberto Pello García es ingeniero industrial y cursa un máster sobre automoción deportiva en Oxford

Enlaces recomendados: Premios Cine