El estrés inhibe el celo de las osas "Paca" y "Tola"

Así lo ha explicado el jefe de veterinarios de Cabárceno y coordinador del proyecto, Santiago Borragán

22.05.2008 | 14:46

El estrés ha inhibido el celo de las osas "Paca" y "Tola", los dos únicos ejemplares de oso cantábrico puro criados en semicautividad, el primer día de contacto físico con "Furaco", el macho cedido por el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, en Cantabria, para intentar su reproducción.

Así lo ha explicado esta mañana en las inmediaciones del cercado de Santo Adriano, donde se encuentran los osos, el jefe de veterinarios de Cabárceno y coordinador del proyecto, Santiago Borragán, que estaba acompañado por el director de la Fundación Oso de Asturias (FOA), Carlos Zapico, y el director de Biodiversidad y Paisaje del Principado, José Félix García Gaona.

Borragán ha asegurado que el comportamiento de los animales durante las primeras horas en las que han compartido espacio en el cercado de manejo ha sido "el esperado".

Según ha explicado este experto, pese a haber visto en las hembras una posible disposición a la cópula antes de su introducción en el nuevo recinto, "es imposible constatar el celo hasta el contacto con el macho".

"Hemos decidido juntarlos hoy porque estamos en el periodo del celo de los animales", ha puntualizado Zapico.

En los primeros minutos, los tres animales han recorrido, separados, el que será su nuevo hogar hasta el mes de octubre.

El mayor acercamiento se ha producido en una carrera en la que el macho ha perseguido durante unos metros a "Tola", para rápidamente cesar en su intento.

"Paca", por su parte, ha mostrado un comportamiento más nervioso, con continuas carreras, siempre alejada del macho, que evidenciaba su agitación.

Lo más positivo de este primer día de encuentro es que no se han percibido síntomas de agresividad o violencia en ninguno de los tres ejemplares, según ha destacado el jefe de veterinarios de Cabárceno.

"Furaco" ha presentado un comportamiento "maduro" y "tranquilo", y tras demostrar a las osas su posición de dominio sobre el territorio, se ha tumbado en el centro del cercado que comparten, ignorando a las hembras.

"Su actividad probablemente haya finalizado por hoy", ha comentado Borragán.

Por su parte, García Gaona ha explicado que serán necesarias dos montas para que se produzca la fecundación.

Al respecto ha comentado que los osos, a diferencia de otros mamíferos, tienen un sistema de ovulación inducida, en el que la primera cópula sirve como aviso para la preparación del aparato reproductor femenino y es en la segunda en la que tiene lugar la fecundación del óvulo.

Desde hoy, "Paca", "Tola" y "Furaco" compartirán espacio hasta el mes de octubre bajo la atenta mirada de un equipo de expertos integrado por personal de la guardería del Principado, técnicos de la FOA, y veterinarios de la Universidad de León.

Entonces las hembras serán devueltas a su cercado habitual -más extenso y situado a escasos metros del actual- y "Furaco" permanecerá en el recinto de manejo hasta la próxima primavera, a la espera de si fuese necesario un nuevo intento en el próximo periodo de celo.

El resultado de este experimento de reproducción en cautividad de osas cantábricas puras no podrá ser constatado hasta la próxima primavera, momento en el que, tras el periodo de hibernación de las hembras, se produciría el parto en torno al mes de febrero.

Los oseznos, entre uno y cuatro por camada, nacen ciegos, sin pelo y con apenas trescientos gramos de peso, y no abandonan la osera hasta el mes de marzo.

"Si se produjese un hecho extraordinario y las dos hembras se quedasen preñadas podrían nacer hasta ocho crías", ha señalado García Gaona.

"Furaco" es un ejemplar de 12 años y 302 kilos, seleccionado por los responsables del Parque de Cabárceno entre los 60 ejemplares con que cuenta esta instalación, tras haber estudiado durante años el tamaño, el peso, el aspecto, el perfil hormonal y la producción de esperma de los ejemplares más idóneos.

Las 'prestaciones' de "Furaco" fueron alabadas por el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, durante la presentación del nuevo cercado, quien garantizó que el ejemplar procedente de Cantabria no iba a "fallar" en su intento de preñar a 'Paca' y 'Tola'.

Las hermanas "Paca" y "Tola" fueron entregadas al Fondo Asturiano para la Protección de Animales Salvajes (FAPAS) en junio de 1989 cuando contaban cinco meses, después de que dos furtivos mataran a su madre y desde entonces se han convertido en un símbolo de protección de la especie.

El recinto en el que viven, integrado en la denominada "Senda del Oso", fue construido en 1996 y es visitado cada año por decenas de miles de personas que reciben información sobre la importancia de la conservación de esta especie en peligro de extinción en su hábitat natural de la Cordillera Cantábrica. EFE

Enlaces recomendados: Premios Cine