Lolita, flores de boda



La cantante y Pablo Durán protagonizan la exclusiva de la semana con una ceremonia civil a la que asistieron 400 invitados en el Castillo de Viñuelas

18.05.2010 | 15:27
Pie de foto.
Pie de foto.

Lolita Flores y Pablo Durán ya son marido y mujer. La revista «¡Hola!», que recoge en exclusiva todos los momentos de este esperado enlace, adelanta su edición para ofrecer en primicia la segunda boda de la hija de «la Faraona». Acompañados por más de 400 invitados, Lolita y Pablo se dieron el «sí, quiero» tras cinco años de relación.

En un amplio reportaje que ocupa hasta 42 páginas la revista ha podido seguir paso a paso uno de los días más importantes de la vida de Lolita y Pablo Durán. En un enlace más discreto que el que celebró en 1983 con Guillermo Furiase, la cantante por fin ha podido sellar su amor frente al altar junto al hombre de su vida. Acompañados por sus familiares más cercanos y una gran multitud de amigos, Pablo y Lolita se trasladaron al madrileño Castillo de Viñuelas para darse el «sí, quiero», en una emotiva ceremonia que se celebró al aire libre, en una carpa colocada en los jardines del Castillo.

A las 12.30 del pasado viernes Lolita llegaba al altar del brazo de su hijo Guillermo, vestida con un sencillo y muy bonito vestido en gasa de seda en color rosa palo de Pronovias sin poder contener las lágrimas. En el altar la esperaba su futuro marido, el actor cubano Pablo Durán, vestido con un traje en lino blanco roto.

La emoción estuvo presente durante todo el enlace: primero con los nervios de los novios y después al recordar a los «tres ángeles» de Lolita: su madre, «la Faraona»; su padre y su hermano, el también cantante Antonio Flores. Lolita y Pablo se dieron el «sí, quiero» en una boda civil, ya que, como explicó la propia cantante: «No me caso por la Iglesia porque ya lo hice con Guillermo Furiase, el padre de mis hijos, y yo no voy a anular un matrimonio en el que fui feliz».

Entre los invitados que destacaron en la boda de Lolita estaba su familia más cercana: sus hijos, Elena y Guillermo; su hermana, Rosario, acompañada por su hija, Lola, y su marido, Pedro Lazaga, y su cuñada Ana Villa con Alba, la hija que tuvo con Antonio Flores.

La duquesa de Alba también acudió al enlace, esta vez sin Alfonso y acompañada por su hija, Eugenia; Mariola Orellana, con Carmen Ordóñez, «Los del Río», Cristina Tárrega y su marido, y Sebastián Palomo Linares y Marina Danko tampoco quisieron faltar. Juan y Medio, ex pareja de Lolita y amigo de la pareja, acudió junto a Marta Sánchez -de Lorenzo Caprile- y Vicky Martín Berrocal. El presentador se mostró muy feliz por el matrimonio y declaró: «Si Lolita es feliz con esta boda, yo también, porque la quiero mucho». La nota de color y humor la dio un original trío formado por Rossy de Palma, con un vestido fucsia y chal en amarillo chillón, Loles León, con un vestido largo azul, y Bibiana Fernández, con un ceñido traje de topos. La fiesta se alargó hasta altas horas de la madrugada. Lolita aprovechó para cambiar su vestido largo por otro corto que le permitió bailar un son cubano. Uno de los momentos más emotivos lo protagonizaron Rosario, los hijos de Lolita y Alba, la hija de Antonio Flores. El cuarteto se subió al escenario para interpretar una canción que habían compuesto entre los cuatro especialmente para ella. Mientras, la nota divertida de la velada la puso la propia Lolita, quien, en un momento de la noche y recordando la célebre frase que pronunció «la Faraona» durante su enlace con Furiase se hizo con el micrófono para decirles a sus amigos: «Si me queréis, no irse».

Enlaces recomendados: Premios Cine