El ministro de Sanidad ve la relación «evidente» entre la Depuralina y los efectos tóxicos

Consumidores gijoneses inician la devolución de botes del producto adelgazante en los puntos de venta

11.04.2008 | 00:00

A. RUBIERA


El ministro de Sanidad en funciones del Gobierno español, Bernat Soria, estrechó ayer un poco más el cerco a la empresa Cátaro Nopal -cuyo copropietario es el terapeuta afincado en Gijón, Miguel Ángel de Isidro- y sembró más dudas sobre su producto estrella, los polvos adelgazantes Depuralina, retirados esta semana de la venta de forma cautelar por una sospecha de toxicidad, con tres afectados en Portugal.


Soria considera que hay una relación causal «bastante evidente» entre el consumo del citado preparado alimenticio y la alergia grave y toxicidad hepática que desarrollaron tres consumidores portugueses. A juicio del Ministro, la rapidez en la intervención del producto y su inmovilización en toda España demuestra que «los sistemas de control funcionan», ya que se trata de «proteger a los ciudadanos».


Esas declaraciones provocaron ayer la respuesta inmediata de los portavoces de la firma, con delegación en la calle Corrida de Gijón, quienes insistieron en la «inocuidad del complemento alimenticio, cien por ciento natural. Al basarse en componentes naturales como la linaza canadiense, la alcachofera, el diente de león y la piña, entre otros, no puede tener ningún efecto tóxico y así se demuestra en los exhaustivos estudios de microbiología y toxicología realizados y conocidos por las autoridades sanitarias». De hecho, el Gobierno portugués aún no se ha confirmado la relación causa-efecto entre la toma de Depuralina y los ingresos hospitalarios que se investigan.


Sea como fuere, lo cierto es que la alerta alimentaria y las irregularidades administrativas en que incurrió la empresa Cátaro Nopal, que desde el pasado mes de marzo tiene domicilio social en Gijón y actúa sin el registro sanitario correspondiente que debería haber expedido la Administración asturiana, no sólo ha provocado el bloqueo de ventas de todos los productos que comercializan (no sólo los dos lotes vinculados a la investigación sobre su toxicidad). También está generando que algunos consumidores (se le reconocen hasta 100.000 clientes nacionales) devuelvan a los puntos de venta los botes de Depuralina que habían adquirido en los últimos meses, desde su salida al mercado en noviembre. Así lo confirmaron varios responsables de puntos de venta locales -el complemento se ofrecían en herbolarios, tiendas de dietética, farmacias y parafarmacias-, que están haciendo frente a la devolución de los importes con la confianza, a su vez, de que los distribuidores de la marca les compensen por esas pérdidas, como así está ocurriendo.


Pese a la alerta portuguesa, siguen sin conocerse casos de consumidores españoles que hayan manifestado algún problema sanitario derivado de la toma del compuesto de hierbas que tenía un efecto «depurativo», según se anunciaba, vinculado también a beneficios adelgazantes. «La gente está viniendo por las tiendas a informarse porque tampoco saben muy bien lo que está pasando. Muchos son consumidores desde hace tiempo y saben que el producto no les ha hecho mal, pero nadie quiere arriesgarse», explicaban la titular de un establecimiento. En alguna herboristería, donde por iniciativa propia se había retirado el producto, se lamentaban de que no les está llegando la información oficial de lo que pasa con un producto que tenía «alta demanda».

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Enlaces recomendados: Premios Cine