La adquisión de Juliana por Armón sólo está pendiente del visto bueno del juez


Torre sale satisfecho de la reunión con Pymar y anuncia para el astillero, sometido a un concurso de acreedores, una «solución positiva en días»

11.05.2010 | 13:25
Imagen de archivo del astillero de Juliana.
Imagen de archivo del astillero de Juliana.

J. L. ARGÜELLES
La solución para Factorías Juliana, el último astillero de la bahía gijonesa tras el cierre de Nagisa a mediados de 2009, parece más cercana y con una alternativa empresarial asturiana. Todo indica que el grupo naviego Armón ha llegado a un principio de acuerdo, pendiente de la necesaria ratificación judicial, para hacerse con las instalaciones del Natahoyo, propiedad de la firma gallega Vulcano y sometidas a un concurso de acreedores, según aseguraron ayer fuentes conocedoras de la operación.

El consejero de Industria del Principado, Graciano Torre, optó, sin embargo, por no desvelar el nombre de la empresa que comprará Juliana, aunque anunció una «solución positiva en los próximos días», previsiblemente antes de que finalice este mes de mayo. «Estamos muy cerca de un desenlace satisfactorio, siempre desde la reserva y con las cautelas que conviene mantener en estos casos», manifestó el representante del Gobierno del Principado después de mantener una reunión, en Madrid, en la sede de Pequeños y Medianos Astilleros en Reconversión (Pymar).

Torre sí confirmó que la alternativa acordada, con la participación del Ejecutivo asturiano y de Pymar, necesita ahora el visto bueno judicial debido al concurso de acreedores que pesa sobre Juliana. El astillero gijonés fue adquirido en el año 2006 por la viguesa Factorías Vulcano, a raíz de la privatización de buena parte del sector público de construcción naval, en 2,08 millones. Los administradores concursales han cuantificado provisionalmente el pasivo de Juliana en 61,53 millones, aunque hay riesgo de que la deuda pueda elevarse más del doble. Según publicó este diario el pasado 29 de abril, Vulcano quiere plantear a los acreedores de Juliana que renuncien a dos tercios de esa deuda para reflotar el astillero gijonés. La empresa viguesa considera que los acreedores asumirán una quita que oscila entre el 65 y el 70 por ciento de la deuda. Astilleros de Santander (Astander) se ha hecho cargo de la construcción del último buque comprometido para las instalaciones del Natahoyo, un cementero para la compañía Tudela Veguín.

Astilleros Armón, que ya ha reflotado, por ejemplo, el antiguo astillero Santodomingo, en Vigo, es la empresa que ha mostrado hasta ahora interés por Juliana. La adquisición de las instalaciones gigonesas por parte de la compañía naviega es bien vista por sectores sindicales y por el Gobierno asturiano, que ha comprometido hasta ocho millones para reflotar la factoría del Natahoyo. Tras el proceso de prejubilaciones y traslados que se hizo en Juliana, la empresa que se haga cargo de este astillero encontrará una plantilla muy ajustada, aunque hay algunos acuerdos pendientes de cumplimiento, como la recolocación de excedentes de Nagisa.

El consejero delegado del grupo Armón, Laudelino Alperi, adelantó en el transcurso de un encuentro organizado por CC OO en Oviedo, el pasado 18 de marzo, algunas de las líneas del plan industrial para Juliana. No ocultó entonces las dificultades del proyecto, porque «empezamos de cero», y señaló que el astillero gijonés tardará en recuperarse entre uno y dos años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Enlaces recomendados: Premios Cine