EN DIRECTO
Sigue en vivo la segunda etapa de la Vuelta: Nimes - Gruissan (203 km)
Lne.es » Gijón
 Noticia anterior   Noticia siguiente 

La rebelión de las próstatas

El Ayuntamiento recibe un máximo galardon mediombiental pese a datos negativos en calidad del aire o en ruido urbano y pese a carecer de una depuradora para medio Gijón

 10:48  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
La rebelión de las próstatas
La rebelión de las próstatas  

POR JAVIER MORÁN El recientemente fallecido periodista Bastián Faro escribió un día que sobre Gijón se cernía una revolución sin precedentes, superior a todas las anteriores, que fueron de por sí gruesas (el 34, la guerra civil y el asedio a los cuarteles, el asalto a las alturas edificatorias durante el desarrollismo, etcétera). Bastián Faro anunciaba la «rebelión de las próstatas» en vista de la escasez de urinarios públicos y de que la media de edad gijonesa tiende a la veteranía, algo que en el caso de los varones se complica con el prostatismo. Desconocemos los datos recientes del inventario de mingitorios públicos, pero a día de hoy todavía es frecuente que después de cada misa en la Iglesiona algún feligrés acceda discretamente al Antiguo Instituto Jovellanos, no con el apremio de visitar una exposición extraordinaria, sino con la prisa propia de una emergencia fisiológica. Esto último quiere decir que son varias las instituciones involucradas en los problemas de alivio de la vejiga, y por ello no se puede culpar del todo al Ayuntamiento a causa de la referida escasez.

Por tanto, el gijonés, que es persona civilizada, sabe que en casa se está como en ninguna parte, pero no por ello deja de rondar por la ciudad como las bandadas de estorninos, según descripción de algún cronista. Y durante tales tránsitos el gijonés educado entra en un bar, o en un edificio público, o se aguanta directamente y no acude a la playa, o al borde de los cauces, a completar el ciclo del agua (durante las noches y con el público joven, la cosa es diferente a causa de ingestas masivas de líquidos y pese a la ausencia de prostatismo a tales edades).

Pero a lo que vamos es a que a pesar de este ejercicio casi general de civismo lo que medio Gijón hace en las intimidades de su hogar acaba casi directamente en el mar. Ese medio Gijón es el que vierte hacia la cuenca Este del concejo, carente aún de depuradora de aguas residuales, y dotada con una estación de pretratamiento que sólo retira lo grueso. Perdonarán ustedes lo explícito de estas cuestiones, pero hay que tomar nota de que hace 20 años que el Ayuntamiento se puso de acuerdo con el Ministerio de Medio Ambiente y con el Principado para que su saneamiento de Gijón fuese integral, pero continúa siendo parcial.

Pero lo más curioso del caso es que la Corporación municipal sigue recibiendo anualmente la denominada Bandera Verde-Municipio Responsable, que otorga la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI), y con la que se premian los éxitos medioambientales de los ayuntamientos españoles. Gijón ha recibido ya la séptima de esas banderas y ademas la de este año ha sido concedida con distinción en las 13 categorías que premian sus otorgadores.

Una de cuatro: bien dichas categorías son francamente incompletas o tuertas; bien la FUCI da sus banderas para animar a las municipalidades -el refuerzo positivo, que dicen los psicólogos-; bien las da a tontas y a locas; o bien nosotros vivimos en una ciudad diferente a la que ha recibido el galardón. Eso debe de ser: no estamos en Gijón, sino en un mundo paralelo, en otra dimensión, ya que la ciudad que conocemos reúne los peores indicadores de calidad de aire, o de ruido urbano. Y esto no sólo lo dicen los datos propios, sino las autoridades europeas, las mismas que han llevado al Reino de España ante el Tribunal de la Unión Europea porque ciudades como Gijón acumulan lustros de retraso en el aclarado de sus aguas negras.

Eso sí, en la ciudad paralela a la nuestra -a la real-, en el Gijón que recibe la banderita verde, hay una edila de Medioambiente que dice que estemos tranquilos, que se mide la calidad de las aguas costeras y no hay motivo de preocupación. Claro, sólo faltaba eso: que los bañistas nadaran entre orines o que se rebeleran las próstatas.

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad