EN DIRECTO
Lne.es » Gijón
 Noticia anterior   Noticia siguiente 
walter castillo sandino
Nieto de Augusto César Sandino, presentó en Gijón un libro sobre su abuelo, héroe nacional de Nicaragua 

«Augusto César Sandino es nieto de la Revolución francesa e hijo de la mexicana»

«Mi abuelo quería crear una especie de paraíso terrenal: que todos vivieran como hermanos y que no existieran explotadores ni explotados»

 10:56  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Walter Castillo Sandino, ayer, en el puerto deportivo de Gijón.
Walter Castillo Sandino, ayer, en el puerto deportivo de Gijón. ángel gonzález


J. M. CEINOS

Augusto César Sandino (1895-1934) pasó a la historia con el sobrenombre del «General de los hombres libres» por su lucha contra las tropas estadounidenses que ocupaban Nicaragua en los años veinte y treinta del siglo pasado. También fue el modelo para el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) que, en 1979, tras una guerra civil, derrocó a la familia Somoza del poder en aquel país centroamericano. Uno de los cuatro nietos de Augusto César Sandino: Walter Castillo Sandino, estuvo ayer en Gijón, invitado por la Fundación Hijos del Maíz y el Ayuntamiento, para presentar el primero de los dos tomos de «El libro de Sandino», una biografía del revolucionario nicaragüense escrita por su familia. Walter Castillo Sandino, nacido en 1960, que fue piloto de la Fuerza Aérea de Nicaragua, lleva desde 2003 investigando los orígenes de su abuelo y recopilando toda la información posible sobre el «General de los hombres libres».

-¿En Nicaragua marca llevar el apellido Sandino?

-La familia Sandino procede de Génova, en Italia, de donde emigraron a Valencia. Desde España salieron tres hermanos: uno se radicó en México, otro en Colombia y el tercero en (Granada) Nicaragua. Desde que nacimos siempre fuimos señalados por el apellido y sufrimos mucha persecución por la dictadura de Somoza. Cuando yo tenía un año salí con mi madre de Nicaragua, exiliados, a Cuba, donde fuimos acogidos. Ernesto «Che» Guevara fue quien doy las instrucciones para que mi familia pudiera salir de Nicaragua y llevada a La Habana, donde vivimos dieciocho años.

-¿Cómo se forjó el revolucionario Augusto César Sandino?

-La infancia de mi abuelo fue muy triste, muy difícil. Fue un hijo bastardo y sufrió mucho. Tuvo que ayudar a su madre en el sostenimiento de sus hermanos cargando enormes canastos de café y tuvo sus primeros zapatos a los siete años. A los nueve enfrentó la dureza de la vida cuando fue enviado a la cárcel junto con su madre y allí ocurrió un episodio que, para nosotros, marcó muchísimo su carácter y su temple de acero: tuvo que salvarle la vida a su madre cuando, embarazada, debido a los malos tratos, la auxilió introduciendo sus manitas dentro del vientre materno para extraer a un hermanito muerto.

-Me refiero a su ideal político...

-Cuando tenía diecisiete años vió en una de las calles de Niquinohomo, su pueblo natal, el cuerpo destrozado de un hombre, por las tropas norteamericanas, en una carreta. Cuando preguntó el motivo, le contestaron que aquel hombre era un general liberal llamado Benjamín Zeledón, cuyo único delito había sido haberse enfrentado a las tropas gringas que estaban interviniendo en Nicaragua y que era un escarmiento que le pasaría a cualquiera que levantara su voz contra la intervención norteamericana. Estos son los hechos que van a fijar el carácter de Augusto César Sandino, y en todas las fotos que se conocen de mi abuelo no se encuentra ninguna en la que se esté riendo.

-¿Cómo empieza la lucha?

-Con los indígenas de Nicaragua se dio cuenta de la forma inhumana en que eran tratados, y se identificó tanto con ellos que a su regreso de México es cuando empieza su lucha armada con el glorioso ejército defensor de la soberanía nacional.

-¿Por qué titula el libro «El bandolerismo de Sandino»?

-Bandolerismo es un calificativo que le dieron las tropas norteamericanas, que estaban compuestas por aventureros, delincuentes y asesinos disfrazados de marines. Pero no era cierto, él luchaba por la defensa de los desposeídos y por la libertad de nuestra patria, pero el calificativo fue repetido tantas veces que, incluso, llegó a ser creído por parte de los nicaragüenses. Fue un estigma que le acompañó a él y también a mi madre y a toda la familia toda la vida.

-¿Puede considerarse a su abuelo el precursor de los revolucionarios como Fidel Castro y el Che?

-Claro, sus estrategias fueron retomadas en muchos países. Fidel y el Che utilizaron la guerra de guerrillas en la Sierra Maestra e incluso conocieron a veteranos combatientes nicaragüenses que fueron a Cuba. El Che comentó a mi madre que uno de sus mayores deseos era ir a combatir a Nicaragua antes que al Congo o a Bolivia...

-¿La política estadounidense cambió con respecto a Centroamérica desde los tiempos de su abuelo?

-Los tiempos cambian, también han cambiado las formas y ellos mismos han ido cambiando. A nivel nuestro el cambio ha sido enorme, hoy somos un país libre en el que todo el mundo puede opinar abiertamente; son logros de los últimos treinta años con el Frente Sandinista, que son los discípulos del general César Augusto Sandino, que fue un visionario.

-¿En qué sentido?

-En 1931 escribió un manifiesto en el que da a conocer que en el año 2000 todos los pueblos oprimidos iban a romper las cadenas de la humillación de los imperialistas. Estaba anunciando las revoluciones de los pueblos de Cuba, de Bolivia, de Ecuador... Todo lo que está ocurriendo lo predijo: el derrumbamiento del sistema capitalista mundial provocado por el dólar. Era un gran seguidor de los principios de Simón Bolivar y Hugo Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega, Correa y Fidel Castro no son más que los continuadores, los hijos legítimos de Sandino, personas que no solamente creyeron en él, le han continuado en su proyecto.

-¿Su abuelo era marxista?

-Sandino es un nieto de la Revolución francesa, un hijo de la Revolución mexicana y el padre de la revolucion popular sandinista. Hubo un físico y matemático español radicado en Buenos Aires, Joaquín Trincado Mateo, quien creo una escuela con una filosofía espiritual llamada la Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal, que es conocida por mi abuelo en México, y la llevó a la práctica, y era lo que se encontraba haciendo en el norte de Nicaragua cuando fue asesinado.

-En resumen...

-Quería crear una especie de paraíso terrenal, algo magnífico e ideal: que todos vivieran como hermanos en una sociedad de libre pensamiento y que no existieran explotadores ni explotados. Pero era un peligro para el imperio norteamericano, quien dispuso eliminarlo físicamente. No fue un hombre de principios marxistas leninistas, que era un filosofía muy poco conocida entonces en aquella zona; él se definía como una persona populista racionalista, y por ello entregó lo más preciado del ser humano: la vida.

«No se conoce ninguna foto de mi abuelo en la que se esté riendo»

«Hugo Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega o Castro son sus continuadores»

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad