10 de mayo de 2012
10.05.2012
Tormenta de ideas

Un ángel más

El cura Bardales a través de los ojos de una amiga

10.03.2012 | 05:52
Un ángel más

No hablo de ti porque ya lo han dicho todo otros y mucho mejor que yo. Hoy le hablo a mi amiga. A ésa que sé que te llora, como yo te he llorado a través de ella. No te conocía personalmente, pero nos queríamos. A través de ella, que tanto nos quiere a los dos. Me decía que tú me leías y ella sabía que yo a ti también. Te he admirado en la distancia porque la hacías feliz, porque la confortabas, porque se reía contigo cuando ibais a tomar unos culetes. Ella tenía fe, pero tú se la reforzaste, la involucraste en tu proyecto maravilloso de hacer iglesia de verdad, no como por desgracia se hace a veces. Así que permíteme que me dirija a ella, déjame que la consuele, porque tu pérdida la ha dejado huérfana. ¿Sabes?, hace poco me dijo que estabas muy malín, y que tú y yo (fíjate qué comparación) éramos sus referentes, que le faltaría algo sin ti. Ahora le quedo yo, y quiero decirle desde aquí que no puedo suplirte, pero que el tiempo de vida que me quede sabe que estaré siempre para ella...


Yo no puedo compararme a ti porque creo realmente que eras un santo de ésos que no están en los altares, pero que están ahí, siempre dispuestos a echar una mano, a regalar una sonrisa, a partirse el pecho por el más desfavorecido, a ponerse del lado del más débil, como a mí me han enseñado toda la vida. He llorado mucho, ¿sabes?, porque no hago otra cosa que pensar en ella. Y no me atrevo a llamarla porque sé que su sentimiento de orfandad es tan grande como el que yo sigo sintiendo tantos años después. Ella y yo hemos llorado juntas, también nos hemos reído mucho. Siempre que me llama me dice que me quiere, aunque hace siglos que no nos vemos. Y sabe que yo la adoro, porque ha formado parte de mi vida, de la de mis hijos y ha estado siempre ahí.


A veces dice que sueña conmigo, y me llama por teléfono y nos contamos nuestra vida, porque hemos sido, somos, muy muy cómplices, porque lo sabemos todo la una de la otra, porque su amor es incondicional. Y ¿sabes?, aunque la vida nos haya separado, es igual, es mi amiga. Y también era la tuya. Eso me hace sentirme orgullosa, porque nos unía. Lo que lamento, no sabes cuánto, es no haberme ido con vosotros a tomarme esas sidras que os echabais. Me he perdido el conocerte personalmente. Y no me lo perdono. Sólo me queda una alegría, el saber que tú estarás allí, donde están ésos que tanto quiero, y que ella y yo tenemos un ángel más que nos envolverá con sus alas. Porque te lo juro, Bardales, yo creo en ellos...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Enlaces recomendados: Premios Cine