Cimadevilla despide sus fiestas a lo grande

Los vecinos del Barrio Alto cumplen con la ofrenda floral a Fleming, una comida en el Cerro y la procesión de la Soledad

21.09.2015 | 04:40
Cimadevilla despide sus fiestas a lo grande

A sus 18 meses, el pequeño Mauro Hervás, vestido de marinero, acudió a la ofrenda floral al busto del doctor Fleming en el parque Isabel la Católica. Como lo había hecho su madre, y también su abuela. Una tradición que se inició en Cimadevilla en 1955 y que cada año repiten familias y familias del Barrio Alto. Pasaba un cuarto de hora sobre la una de al tarde cuando Omar Colunga, presidente de festejos, y Borja Fernández, tesorero, cumplían con la tradición y desplegaban la bandera de rayas azules y amarillas de Cimadevilla y depositaban las flores junto al busto del doctor Fleming.

Este año la novedad fue la presencia de un grupo de Vespas, que pusieron la nota de color junto a los gigantes y cabezudos, y también con la batucada, que anunció la llegada por todo el paseo del Muro. Algún despistado incluso preguntó si se trataba de la Guardia Real la comitiva que se dirigía hacia el parque. Otros, como María Pérez, le explicaba mientras a su nieta Aida Alonso el motivo de la celebración. "Se da un homenaje a un médico que descubrió una medicina muy importante".

Este año fue el primero de la nueva asociación de festejos del Barrio Alto, que relanzó las fiestas de la Soledad con una jornada muy amplia y variada. El día se inició con una misa en la capilla de la Virgen de Cimadevilla, después se realizó la ofrenda al doctor Fleming y la tradicional comida en el Cerro. Ya por la tarde se celebró la procesión que bajó al puerto y en la que se cantó la Salve en las escaleras de la Comandancia Marina. Y para cerrar, a última hora del día, los conciertos del barrio pusieron el broche a dos semanas intensas de fiesta con motivo de Nuestra Señora de los Remedios y de la Virgen de la Soledad.

Marcos Huergo, secretario de festejos, destacó la satisfacción por "relanzar unas fiestas que estaban algo muertas" y el hecho de continuar con las tradiciones y con los festejos ."Esperamos tener algo de beneficio para afrontar algo más desahogados la próxima edición", subrayó.

Entre Vespas, gigantes y cabezudos, batucada, comida, procesiones y música, el Barrio Alto cerró, sin olvidar a Fleming, dos semanas en las que no faltó de nada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine