Coger el tren del otoño

04.11.2015 | 02:32

Es otoño una estación algo melancólica. Salimos de un sueño de verano, cálido, mucha luz de día y noches fuera del tren que también nos lleva tomando una copa o refresco, teniendo charlas amenas y optimistas quizá demasiado pues soñamos con proyectos no fáciles de realizar para "volver a empezar" como si fuésemos eternos jóvenes... pero bueno, tampoco ser gafes, quién sabe lo que podremos hacer. Ya llego pues a la estación esperada (siempre esperamos la próxima estación); cogemos el tren, sacamos de nuestra bolsa de mano el libro que escogimos para el recorrido que no ha de ser muy corto y quizá él nos ayude a emprender una nueva vida. Leer como escribir es para el otoño. El libro será un viaje paralelo al del tiempo. Lo abrimos, todavía sin adentrarnos del todo como cuando entramos en el mar poco a poco. Nos cuesta mojarnos con el agua fría y aún las pequeñas olitas que aún no nos incitan a tirarnos del todo como para atravesar la gran ola? En la novela ya hemos entrado de lleno. El tema y personajes nos han inundado la mente y ya lo que sentimos es que termine ¿qué vamos a hacer entonces? En el tren del otoño ya nos hemos acomodado y no queremos bajarnos en la próxima estación. Un libro es mágico dicen, enseña a pensar o hasta a triunfar sobre nuestra desidia. Un libro es distinto para cada persona, es como la vida que es otro libro abierto que nos da pena que termine porque pensamos que somos supervivientes en una isla tal vez, protagonistas de un relato largo con grandes olas que vienen y van y las vamos sorteando como podemos. Escribir en otoño, cartas a quien no "tiene quien le escriba" y como el libro de García Márquez no reciba mensajes continuos en su tablet, que eso me parece muy tecnológico y no va con la nostalgia que nos invade ahora mismo. ¿A quién vamos a escribir? si ya nadie lee cartas a mano de una persona nostálgica como no sea cartas al director de un periódico, que sí tiene quien le escriba.

La novela que leo me hace pensar en imposibles proyectos que para nada servirían. Me enseña el periódico comportamientos de alguna vida, alegrías, tristezas, decisiones valientes unidas a la ruindad que a veces existe pero que puede cambiarse, tomando más velocidad el tren y llegar a la hora establecida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine