El cemento de El Musel, a precio de oro

Las 61 actas que un anónimo entregó al fiscal revelan que Dique Torres pagó a 63,5 euros la tonelada a Tudela Veguín, casi 10 euros más que lo abonado por el mismo material en las obras del puerto de La Coruña

11.12.2015 | 02:20

Las 61 actas de los comités de gerencia de la UTE Dique Torres que llegaron a manos de la Fiscalía Anticorrupción a través de un comunicante anónimo no dejan de deparar sorpresas. En la que lleva el número 26, correspondiente a una reunión celebrada el 8 de mayo de 2006, el representante de una de las empresas que participó en la unión temporal, SATO, reconoce que en las obras de ampliación del puerto de La Coruña "se había conseguido un precio de cemento con Cosmos de 54 euros por tonelada frente a los 63,5 y los 64,5 euros acordados aquí con Tudela Veguín".

En esa reunión se propone renegociar el contrato de cemento con Tudela Veguín, directamente ligado a la extracción de material de la cantera de La Hoya, por considerarse "más alto que el que se podía haber conseguido en una negociación". Sorprende esa diferencia de precios, si se tiene en cuenta que llevar el cemento al puerto de Coruña es más caro que a El Musel, donde la cementera está muy próxima, a menos de un kilómetro de distancia.

La lectura de las actas, que componen en su conjunto varios cientos de folios, todos ellos firmados por responsables de las empresas que compartieron la cuestionada obra, deja entrever que la línea acometida por la acusación en el proceso judicial abierto está plenamente acreditada. Así, el acta 46, de una reunión que se celebró en el hotel "Los Agustinos", de Haro, la representación de la Autoridad Portuaria informa de que la segunda fase de la explotación de la cantera Peña María "va a ser aprobada de inmediato" pese a que los terrenos estaban afectados por el Plan Territorial Especial de Ordenación del Litoral de Asturias (POLA).

De esta forma, las actas van confirmando, con los datos que se aportan, que la UTE cada vez fue sacando menos materiales de la cantera de Aboño, propiedad de Hidroeléctrica del Cantábrico, y más de la de Perecil, en Perlora, de la que es propietaria Tudela Veguín, pese a reconocerse de peor calidad y más caro su transporte por encontrarse a mayor distancia.

Los documentos que llegaron al fiscal, cuya autenticidad sólo requeriría un cotejo de firmas o una prueba caligráfica, confirman además las denuncias de los vecinos del Alto de Aboño que fueron expropiados para extraer materiales para las obras de ampliación, pese a que finalmente esos materiales fueron extraídos de canteras más lejanas y más caras.

Las 61 actas, a las que LA NUEVA ESPAÑA ha tenido acceso y de las que este periódico ya informó en exclusiva ponen de manifiesto que la oferta a la que la Autoridad Portuaria adjudicó la obra de ampliación del puerto era inconsistente tanto desde el punto de vista técnico del proyecto constructivo como en cuanto a los precios establecidos. También revelan, en opinión del Ministerio Fiscal, que Dique Torres era plenamente consciente de esas carencias hasta el punto que en enero de 2005, cuatro meses antes de iniciar los vertidos al mar, la UTE ya comenzó a preparar el modificado del proyecto que derivó en la aprobación de unos sobrecostes de 250,9 millones de euros casi tres años después.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Enlaces recomendados: Premios Cine