Nunca habíamos oído nada

04.01.2016 | 01:32

Llevamos este año como los anteriores, sufriendo las noticias constantes de mujeres asesinadas -medio centenar oficialmente- a manos de sus parejas o allegados, utilizando los hijos como daños colaterales y con el comentario de que era una buena persona el verdugo, o que nunca habíamos oído nada, que es lo habitual entre el vecindario.

Estas consideraciones pueden venir dadas por desconocimiento lógico de lo que realmente ocurre dentro de las cuatro paredes de al lado, pero también por aquello de no comprometerse en lo que observamos de nuestro entorno.

Éste es uno de los males, el silencio cómplice, que convierte un hecho gravísimo, el asesinato con premeditación y ensañamiento, en un final que no justifica permanecer al margen o mirar para otro lado.

También está relacionado, con el rol discriminatorio de la mujer en su trabajo, donde sigue teniendo una retribución salarial inferior a sus compañeros varones, limitando su independencia económica.

Lo mismo que el no reconocimiento social y laboral, concediéndole el derecho a obtener una pensión por su responsabilidad en llevar la casa y muchas veces, hacerse cargo de familiares con problemas de salud o edad.

Debe hacerse hincapié en la educación de niños y adultos valorando la convivencia como un ejercicio voluntario de respeto mutuo, de igual a igual, salvando las disputas con ayuda de mediadores familiares o profesionales.

Tiene que actuar el Gobierno, creando o reforzando una red de apoyo psicológico en situaciones de crisis personal y familiar, arbitrando ayudas económicas para que no se generen dependencias obligadas que acaban violentamente.

Debe existir un compromiso sin fisuras de todas las fuerzas políticas para abordar esta guerra civil contra nuestras semejantes, de manera urgente y con todos los medios que un estado democrático puede disponer.

Tiene que haber un cambio de comportamiento de toda la sociedad para denunciar, defender y apoyar a cualquier víctima de violencia machista, sea familiar, vecina o desconocida, antes de que sea demasiado tarde.

Estamos hablando de una minoría de varones ocultos que valoran a su pareja como una propiedad material, pero es suficiente para que denigren al resto de la especie y nos obliga a reaccionar con energía para acabar con esta vergonzosa lacra humana.

Se promulgó una ley contra la violencia de género que en su aplicación no está funcionando, día tras día, año tras año. Y después de cada asesinato salen voces hablando de carencias, pero ya no pueden remediar la tragedia. Dejémonos de lamentos y actuemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Enlaces recomendados: Premios Cine