El inventor de las cosas importantes

11.01.2016 | 01:42

Había una vez un inventor llamado Luis Castro. El invento: las tablas voladoras, chicles que nunca perdían el sabor, helados que nunca se derretían y un día se preguntó ¿quién inventó las cosas importantes como el viento y la lluvia?

Cuando el primer hombre llegó al mundo lo encontró vacío. Falta algo, dijo. Una cosa con cuatro patas con la que se pueda descansar. E inventó la silla. Se sentó y miró a la lejanía. Maravilloso.

Falta algo, una cosa plana con cuatro patas para apoyar los codos y estirar las piernas por debajo. E inventó la mesa, apoyó los codos, estiró las piernas y dijo, maravilloso. Pero de la lejanía se acercaron vientos y tormenta.

No tan maravilloso, falta algo, una cosa que le proteja a uno del viento y la lluvia. E inventó la casa.

Llevó la silla y la mesa dentro, miró por la ventana y vio a un hombre. Cuando llegó a la casa preguntó ¿Puedo meterme debajo?

Please, por favor, le enseñó lo que había inventado: la silla para sentarse, la mesa, la casa para refugiarse, la ventana para mirar al exterior, la puerta para salir y entrar y usted querido vecino. El segundo hombre se quedó muy callado, no se atrevía a decir que el había inventado el viento y la lluvia. Esa misma tarde se lo dijo a todo el mundo y toda la gente decía paparruchadas. Entonces con su máquina del tiempo fue a preguntarle al hombre si era verdad lo que decía Google. Él le dijo que no, entonces le tiró una bomba nuclear en la cara y como no murió tranquilo se fue a casa. Desde entonces no volvió a confiar en Google.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Enlaces recomendados: Premios Cine