Lne.es »

El ginecólogo del milagro y otros hitos

José Solís, jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia de Cabueñes, centro al que llegó en 1979, se jubila de la sanidad pública

19.03.2016 | 04:57
El doctor José Solís, saliendo de su despacho en el Hospital de Cabueñes.

José Luis Solís Sánchez puso fin ayer a su larga y prolífica dedicación a la sanidad pública asturiana y sobre todo a la gijonesa. Llegó a Cabueñes en 1979 recién acabada su especialización como ginecólogo -forma parte de la primera promoción de médicos de la Facultad de Oviedo- y se jubila como jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia, cargo en el que lleva algo más de quince años.

Por el medio ha protagonizado -nunca en solitario, recalca- un milagro y varios hitos: el extraordinario logro médico de llevar a buen término la gestación de una joven luanquina que entró en situación de muerte clínica cuando estaba embarazada de 24 semanas -corría el año 1999-; lograr la implantación en Cabueñes, como primer hospital de la red pública regional que lo ofrecía, la anestesia epidural a las parturientas; o ser partícipe del desarrollo de la ecografía poniendo en marcha con el doctor Ribas la primera unidad que hubo en Cabueñes.

Del milagro en forma del niño que va camino de la mayoría de edad, el doctor Solís sigue pensando que fue un hecho "impactante". Con la epidural o la ecografía le queda la sensación del trabajo bien hecho, por el sentido de la oportunidad y por haber visto por dónde iban las claves de su especialidad. Con la epidural, por ejemplo, recuerda tener que pelearse con algún jefe de entonces "que planteaba que empezáramos a ofrecerla sólo en el turno de mañana, o en días alternos... como si las mujeres que parían de noche o en determinados días no tuvieran el mismo derecho que el resto a parir sin dolor", explica.

Pero al margen de momentos concretos, al doctor Solís le queda la sensación global de haberse dedicado a una especialidad "muy agradecida", a la que seguirá ligado en su consulta privada, que no piensa dejar tan pronto. "En cierta forma pienso que es una gran suerte ser ginecólogo. Por aquí pasan pacientes que suelen marcharse con un grado de satisfacción grande. Solemos decir que hasta nuestros tumores son agradecidos porque tienen un índice de curación muy alto", recalca el doctor Solís.

La jubilación de la sanidad pública no le ha llegado en un momento de cansancio profesional, ni mucho menos, de ahí que se vea con cuerda para seguir atendiendo a sus pacientes privados ya sin tener que cumplir "un horario tan exigente ni un servicio con tanta demanda como el de Cabueñes". Igual que muchos otros compañeros, José Solís siente que la veteranía de los médicos y su acumulada experiencia "podría aprovecharse de alguna manera, por ejemplo para enseñar a los que vienen detrás, pero también creo que debemos marcharnos cuando llega el momento porque hay que dar entrada a la gente que acaba la especialidad; es lo bueno". A su casa se marcha "con gusto y con la sensación del deber cumplido".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Enlaces recomendados: Premios Cine