Cenero levanta un bosque en el viejo vertedero

Escolares gijoneses plantan en la parroquia rural los árboles que llevaban cuidando desde las pasadas Navidades

20.03.2016 | 04:23

Si es cierto aquello de que antes de morir hay que plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, los escolares que ayer participaron en la creación del nuevo bosque La Viesca-La Reciella de Cenero ya tienen trabajo avanzado. Los niños, acompañados de sus padres y armados con hazada y mucha paciencia y ayudados por un particular "busgosu", plantaron en esta parcela de titularidad municipal los árboles que llevan cuidando desde que durante las pasadas Navidades participaran en el taller medioambiental celebrado en el stand del Ayuntamiento de Gijón en la feria infantil y juvenil de Mercaplana. Entre los asistentes poblaron el nuevo bosque gijonés de cerezos, abedules, fresnos y castaños dando vida, de esta manera, a unas parcelas despobladas hasta la fecha y en la que en su día se situaba el vertedero de la zona.

"Gracias por cuidar de la naturaleza y por aprender nuestros valores, por tratar bien a los animales y por no utilizarlos para hacer espectáculos públicos", animó el "busgosu" a los pequeños que le escuchaba y entre las que se encontraban Celia Magalhaes -de 8 años y alumna del colegio Santo Domingo-, y su amiga Sara Montoto, de 7 años y del colegio Asturias. "Es la primera vez que planto un árbol, en el colegio hicimos hace tiempo un huerto y puse ajos pero no me gustaban tanto como el árbol", relató la pequeña.

Después del duro trabajo, en el que también ayudó la alcaldesa Carmen Moriyón (encargada de hecho de plantar el primer árbol de este nuevo bosque), tocó descansar. Los asistentes al nacimiento de este nuevo espacio verde pudieron disfrutar de un pequeño vermú con sidra para los mayores y agua para los pequeños antes de regresar de nuevo a Gijón. "Vendremos a ver el árbol y así tenemos una excusa para acercarnos hasta Cenero y pasar la tarde o la mañana en la naturaleza, que siempre viene bien", aseguró Tatiana Valdés, la madre de Juan Martínez, un niño de 9 años alumno del colegio de Laviada que se esforzaba por dejar bien situado su árbol "en una zona que le de el sol". "En el colegio hemos aprendido que los árboles son muy importantes porque nos dan oxígeno y hay que cuidar la naturaleza porque sin ella no hay vida", resumió el gijonés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine