Lne.es »

Un cadáver hallado en el mar en el País Vasco hace dos años es el de un indigente gijonés

Sultán Z. A. I., palestino de 28 años, había desaparecido después de seis meses residiendo en el Albergue Covadonga, donde tuvo varios altercados

22.03.2016 | 10:52
Un cadáver hallado en el mar en el País Vasco hace dos años es el de un indigente gijonés

En Candás, el hallazgo en la costa donostiarra del cadáver que resultó ser de un residente en Gijón se vivió con enorme expectación debido a la desaparición en el mar, días antes, de un conocido pescador de la localidad. "La Ertzaintza no tenía denuncias de desaparición por lo que pensamos que podía ser él", señaló entonces un familiar. En la foto, vecinos de Candás siguiendo la búsqueda del pescador desde el puerto, en una imagen de 2014.

La Guardia Civil de Guipúzcoa ha conseguido identificar, después de dos años de investigaciones, el cadáver rescatado por una embarcación de la Cruz Roja a cinco millas de la costa de San Sebastián a mediados de septiembre de 2014. El fallecido resultó ser Sultán Z. A. I., un hombre de 28 años de nacionalidad palestina que había estado seis meses residiendo en el Albergue Covadonga de Gijón y al que la Policía Nacional había perdido la pista poco antes de que se localizara su cuerpo sin vida en el mar.

En un primer momento los investigadores habían barajado la posibilidad de que el cadáver localizado en el País Vasco fuera el del marinero candasín José Joaquín Cuervo Serrano, conocido como "Pepe el Tornillos" y desaparecido apenas dos semanas antes del fatal hallazgo. El cadáver localizado en San Sebastián presentaba síntomas de hinchamiento, según la Guardia Civil, lo que evidenciaba "que llevaba mucho tiempo en el agua". En el momento de la localización se puso en marcha una investigación que hasta ahora no había dado sus frutos.

Tras el hallazgo el cadáver fue trasladado hasta el muelle de Herrera del Puerto de Pasajes de San Sebastián. Desde un primer momento el reconocimiento fue muy complicado debido, tal y como recordó ayer el Ministerio del Interior, al "avanzado estado de descomposición que presentaba". Las muestras de ADN tomadas durante la práctica de la autopsia del cuerpo sin vida fueron remitidas al Departamento de Biología del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, con sede en Madrid. Una vez cotejadas las muestras dieron resultado positivo ya que la identidad del joven palestino estaba incluida en la base de datos de la Secretaría de Estado de Seguridad.

El ciudadano extranjero había llegado a Gijón procedente de Madrid, Quería empezar una nueva vida trabajando en una frutería de la ciudad en la que le habían dado una oportunidad. Pero no lo consiguió. La Policía llegó a identificarle en varias ocasiones, ya que los usuarios y responsables del Albergue Covadonga le acusaban de protagonizar varias trifulcas. El palestino llegó a estar incluso detenido en los calabozos como responsable de un robo. En esa ocasión declaró a los agentes que padecía una enfermedad mental y que en muchas ocasiones "no tenía acceso a la medicación", tal y como informaron ayer a este periódico fuentes cercanas a la investigación del caso. Esa ausencia de tratamiento le habría provocado los "arrebatos agresivos" que denunciaban el resto de usuarios habituales del Albergue.

En el verano de 2014 la Policía le perdió la pista. No se volvió a saber más de él hasta que ayer la Guardia Civil consiguió identificar el cuerpo que había sido localizado a cinco millas de la costa de San Sebastián. La Benemérita podría poner ahora en marcha una investigación para ver cuáles fueron las causas del fallecimiento del extranjero.

Sultán Z. A. I. se había ganado varios "enemigos" en Gijón tal y como el propio palestino denunció a través de un grupo de Facebook en el que criticó que a pesar de su enfermedad no estaba recibiendo tratamiento ni ayuda por parte de ningún organismo oficial. El portal que dio voz al indigente que por aquel entonces residía en Gijón aseguraba que este palestino de 28 años había llegado "como refugiado a Noruega", un país que le acogió por motivos humanitarios.

Durante sus primeros días en Gijón, antes de conocer el Albergue Covadonga, el extranjero estuvo viviendo en una nave abandonada y situada en la avenida Justo del Castillo. Desde que dejó las instalaciones de acogida nadie había vuelto a saber nada de su paradero. Hasta que ayer fue identificado su cadáver.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Enlaces recomendados: Premios Cine