Lne.es »

Memoria de un negro con alma de princesa

Una lectura de poemas de Rubén Darío sirve al Ateneo de excusa para ensalzar la figura literaria del autor nicaragüense en el centenario de su muerte

13.04.2016 | 04:15
Desde la izquierda, Marcelino García, Julián Herrojo, Fidel García y Rafael Loredo, durante el acto.

La poesía de Rubén Darío fue protagonista de la velada celebrada ayer en el Ateneo Jovellanos. Cuatro espadas compitieron en el ruedo, a decir verdad muy bien organizados. Los cuatro hicieron posible un audio-libro, por este orden, José Marcelino García, autor de la introducción; Fidel García responsable del prólogo; Julián Herrojo desarrolló el texto, y por último, Rafael Loredo puso el broche con su epílogo.

El acto suponía un homenaje a Rubén Darío, al cumplirse el centenario de su muerte, y aprovechando todo eso del Pisuerga y tal, se alargaron los comentarios para celebrar a su vez a Miguel de Cervantes en el cuarto aniversario de lo mismo. Fidel García dijo del poeta nicaragüense que era uno de los más importantes de la Literatura española. Y se dolió del escaso eco que se están dando a ambas efemérides a causa de la confusión política que nos abruma. Rubén Darío, un enamorado de su lengua, admiraba a Cervantes, Santa Teresa, Garcilaso... Como Don Quijote, encarnaba los valores de la madre patria.

"Fue llamado negro con alma de princesa, por Valle Inclán", comentó Marcelino García, añadiendo que Darío vivió en San Juan de la Arena, en Avilés, incluso estuvo en Gijón una semana. "La literatura de Rubén Darío mata a Campoamor, a Menéndez Pelayo, a Unamuno y hasta a Clarín", dijo Marcelino García. "Devolvió la poesía a la música", afirmó antes de leer un poema.

Julián Herrojo abundó en la misma idea, al comentar que la lectura de la poesía de Rubén Darío le hizo vivir una experiencia mística que le llevó a la música. El que fuera rector de la basílica del Sagrado Corazón ofreció ocho grabaciones correspondientes a otros tantos poemas de Rubén Darío, cada uno de ellos acompañado de melodías de Boccherini, Bach, o piezas de Folías de España. Con una bonita voz fueron recitados, "Décimas de Juventud", "Canto de Esperanza", "Cyrano", "Melancolía", "Goya", "Oración", "Trebol", y "Yo soy aquél".

Rafael Loredo cerró el acto saludando a José Luis Martínez, Presidente de Honor del Ateneo. Comentó que no iba a competir con los tres teólogos que le acompañaban, pero que leería la "Oda a Roosevelt", escrita por Rubén Darío a los 38 años, cuyo contenido es un canto a la libertad.

"Yo siempre fui por alma y por cabeza, / español de conciencia, obra y deseo ..." escribió el que fuera autor de "Cantos de vida y esperanza".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Enlaces recomendados: Premios Cine