26 de octubre de 2016
26.10.2016
Lne.es »

Condenado por hacer mal un test de alcoholemia alegando dolor de oídos

El juez considera al acusado autor de un delito contra la seguridad vial por soplar de forma incorrecta siete veces

26.10.2016 | 03:49
Un control de alcoholemia.

La sección octava de la Audiencia Provincial de Asturias ha condenado a seis meses de cárcel a un conductor que sopló de forma incorrecta hasta en siete ocasiones durante la pruebas de alcoholemia a a las que le sometió la Policía Local. El tribunal asegura que el reo actuó "deliberadamente" y rechaza los argumentos del abogado de la defensa. El letrado presentó en el juzgado informes médicos en los que se detallaba el "dolor de oídos" que sufría su cliente y que le impedía soplar durante más de diez segundos seguidos para realizar correctamente el test de alcoholemia.

Los magistrados aseguran en su sentencia que el acusado tiene antecedentes penales por el delito de conducción bajo la influencia del alcohol y hacen hincapié en que "la negativa a someterse a la realización de las pruebas es equiparable a realizarlas mal deliberadamente". Pero la condena no queda ahí. A pesar de que no se pudieron realizar los test los jueces también castigan al reo por conducir superando la tasa de 0,60 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. La Audiencia Provincial explica en el fallo que "el delito de conducir en estado ebrio no se demuestra exclusivamente mediante las pruebas específicas realizadas a través de un alcoholímetro, sino que existen otras muchas formas de acreditar este estado de influencia del alcohol".

En este sentido el tribunal enumera varios de los indicios que llevan a pensar que en el momento de los hechos el conductor se encontraba ebrio: "el propio condenado confesó haber ingerido al menos dos o tres cervezas, la conducción que efectuaba cuando fue detenido era anómala e irregular. Al tratar de estacionar en la calle Marqués de San Esteban era incapaz de realizar la maniobra, dando fuertes acelerones y subiendo a la acera las dos ruedas del lateral del automóvil a pesar de que existía un hueco amplio". Los jueces añaden que el reo dio un traspiés al salir del coche y que se le cayó al suelo el teléfono móvil. Por este segundo delito los jueces castigan al conductor con la imposición de una multa de 1.440 euros y con la retirada del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante otro período de un año y un día. Esta sentencia de la Audiencia Provincial ya es firme y contra ella no cabe interponer recurso alguno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Gijón

Dos montañeros, en una ruta por Riosa.
Rionda: "Cada vez se prohíben más rutas de montaña con argumentos ilógicos"

Rionda: "Cada vez se prohíben más rutas de montaña con argumentos ilógicos"

El presidente de la Federación respalda la queja de los grupos montañeros por las crecientes...

Libros al otro lado del objetivo

Libros al otro lado del objetivo

Manuel Hevia, Auxiliadora Enríquez, Ana García y Silvia Calzada triunfan con sus fotografías en el...

Accidente con daños materiales en Capua

Accidente con daños materiales en Capua

La Policia Local intervino ayer en un accidente que tuvo lugar pasadas las nueve de la noche en la...

Dos días de microteatro en la Laboral

Dos días de microteatro en la Laboral

"En ochos minutos se puede hundir el mundo", "Necrofilia fina" y "Tengo un pre-resentimiento"...

Un negocio en otra dimensión

Un negocio en otra dimensión

Dos informáticos gijoneses inauguran en Ceares el primer laboratorio de realidad virtual de...

Sirenas y pescados

Sirenas y pescados

Luisa Álvarez trabajó en la Pescadería en el puesto que heredó de su madre

Enlaces recomendados: Premios Cine