El partido de Berlusconi acaba con quince años de gobierno de la izquierda en Roma

El candidato de la derecha, Gianni Alemanno, que comenzó su carrera política en el neofascismo, vence por siete puntos al ex alcalde Rutelli

29.04.2008 | 02:00
El partido de Berlusconi acaba con quince años de gobierno de la izquierda en Roma
El partido de Berlusconi acaba con quince años de gobierno de la izquierda en Roma

Gianni Alemanno, el candidato del PDL de Silvio Berlusconi, acabó ayer con quince años de gobierno de la izquierda en el Ayuntamiento de Roma. Alemanno, que ya fue ministro de Agricultura con el magnate italiano entre 2001 y 2006, inició su carrera política en el neofascista Movimiento Social Italiano y llegó a ser secretario nacional de su Frente de Juventud. Alemanno se impuso claramente al candidato de la izquierda, Francesco Rutelli, ex alcalde de la capital italiana, en la segunda vuelta de las elecciones municipales celebradas el domingo y ayer. En la primera ronda había ganado Rutelli.

Roma


El candidato del Pueblo de la Libertad (PDL), Gianni Alemanno, ganó ayer la segunda vuelta de las elecciones municipales de Roma, arrebatando así la Alcaldía al centro-izquierda, que llevaba quince años al frente del gobierno de la capital italiana.


Con el 90 por ciento escrutado, Alemanno alcanzó el 53,5 por ciento de los votos frente al 46,5 por ciento cosechado por su contrincante, Francesco Rutelli, que, si bien ganó en la primera vuelta, no lo hizo con la mayoría absoluta necesaria.


«Hemos vencido», proclamó Alemanno desde la sede del PDL de Silvio Berlusconi, al tiempo que se comprometió a convertirse en el alcalde de «todos» los romanos. «Hoy cae un sistema de poder y gana, en cambio, la ciudad», aseguró.


Alemanno se convierte por primera vez en alcalde de Roma, frente a un Rutelli que se presentaba como veterano, después de haber estado ocho años (1993-2001) al frente del Ayuntamiento.


Rutelli no podrá cumplir su objetivo de mantener el gobierno de la ciudad en la esfera del centro-izquierda tras la dimisión de Walter Veltroni, que tuvo que renunciar al cargo para presentarse como candidato a primer ministro en las recientes elecciones generales.


La victoria de Alemanno confirma la victoria lograda por Silvio Berlusconi los pasados 13 y 14 de abril y con la que se convertirá en primer ministro de Italia por tercera vez.


Además de hacerse con el Gobierno del país, en la primera vuelta de las elecciones, el centro-derecha ganó las únicas dos regiones que estaban llamadas a renovar su Gobierno, Sicilia (Sur) y Friuli Venecia Julia (Norte); en este último caso, arrebatándosela al centro-izquierda.


Los datos regionales de las elecciones generales también reflejan el crecimiento de Berlusconi en casi todo el país. Según los datos del Senado, el PDL ha quitado al PD cinco regiones -Liguria, Abruzzo, Campania, Calabria y Cerdeña- y ha crecido en casi toda Italia, incluidas algunas de las regiones consideradas tradicionalmente de izquierdas, como Emilia-Romagna, Marche y Toscana.


Un 61,49 por ciento de los electores votó en la segunda vuelta de los comicios municipales, mientras que la afluencia fue del 55 por ciento en las elecciones de cinco provincias, según los datos definitivos del Ministerio del Interior.


Alemanno comenzó su carrera política en el neofascismo y fue ministro de Agricultura con Berlusconi entre 2001 y 2006. Nacido en la ciudad de Bari, en el sureste de Italia, el 3 de marzo de 1958, empezó su carrera política en el Frente de Juventud del Movimiento Social Italiano (MSI), partido de corte neofascista, del que llegó a ser su secretario nacional.


Tras la transformación del MSI en la más moderada Alianza Nacional, Alemanno conquistó un escaño en el Parlamento en 1994, que después revalidó en 1996, en 2001 y en 2006. Pese a la moderación de Alianza Nacional, Alemanno sigue llevando en el cuello una cruz celta -un símbolo utilizado por la extrema derecha y los fascistas en Europa-, tal como mostró en una televisión durante la campaña de 2006. En el mismo programa, Alemanno había levantado el brazo a la manera fascista y explicó que llevaba esa cruz «como símbolo religioso y no político».

Enlaces recomendados: Premios Cine