Las locales británicas de hoy, termómetro del pulso entre Brown y los conservadores

La atención se centra en la Alcaldía de Londres, donde el izquierdista Livingstone busca un tercer mandato

01.05.2008 | 00:00
Livingstone, en el exterior de un café con su nombre en West Ham (Londres).
Livingstone, en el exterior de un café con su nombre en West Ham (Londres).

Londres

El veterano laborista Ken Livingstone, que busca un tercer mandato, y el conservador Boris Johnson medirán sus fuerzas hoy en las elecciones a la Alcaldía de Londres, un combate entre pesos pesados que se ha interpretado como un barómetro de la política nacional y como la enseña indiscutible de las elecciones locales parciales en el Reino Unido.


Por primera vez en años, los comicios de hoy se presentan verdaderamente reñidos y cualquiera de los dos políticos podría ganar: Livingstone, ex rebelde laborista a quien los años y el poder han transformado en candidato del «establishment», y Johnson, un ex periodista ingenioso y algo patoso que se ofrece como alternativa para el cambio.


Aunque la prensa insiste en presentar estas municipales como un juicio sobre el Nuevo Laborismo y el primer ministro, Gordon Brown, los londinenses votarán pensando no tanto en quién debe dirigir el país, sino en el candidato que mejor encarne el espíritu de su ciudad.


Los comicios, que también se celebran en algunos municipios de Inglaterra y en todos los de Gales, no llegan en el mejor momento para Brown, criticado por propios y extraños por su gestión titubeante y visto en las encuestas como líder débil y sin carisma.


La nacionalización del banco Northern Rock, la eliminación de los beneficios fiscales para los más pobres del país y el endurecimiento previsto de la ley sobre detención de sospechosos de terrorismo son algunas de las medidas que han socavado su popularidad.


Se suman, además, las puyas que ha recibido de sus mismos correligionarios, desde diputados que conspiran para un cambio de liderazgo al ex primer ministro Tony Blair, quien, según un libro reciente, duda de que sea capaz de ganar unas elecciones.


El desprestigio de Brown y el Nuevo Laborismo y la consiguiente emergencia del líder «tory», David Cameron, son el telón de fondo de estas municipales, pero su resultado no necesariamente anticipará el de las legislativas, para las que aún faltan uno o dos años.


Londres tiene sus propios desafíos e intereses, una dinámica única, y los ciudadanos que hoy acudan a las urnas buscarán un alcalde capaz de lidiar con sus contradicciones. De hecho, Livingstone y Johnson representan dos visiones casi opuestas de la ciudad. Y eso pesará.

Enlaces recomendados: Premios Cine