Obama gana a Clinton en Guam por 7 votos Brown entiende el «dolor» del votante y promete recuperarse Rice ve factible este año un acuerdo palestino-israelí Reunión del Gobierno chino con delegados del Dalai Lama

05.05.2008 | 02:00

El aspirante a la candidatura del Partido Demócrata a la Casa Blanca Barack Obama ganó los caucus en la isla de Guam a su rival Hillary Clinton por sólo siete votos, según los datos oficiales difundidos ayer en ese territorio estadounidense. Obama se impuso en 14 de los 21 distritos y recibió 2.264 votos frente a los 2.257 de Clinton. Las primarias en Guam ponían en juego cuatro delegados, que los candidatos se repartirán equitativamente. Ambos aspirantes se verán mañana a «cara de perro» en Indiana y Carolina del Norte, donde están en juego 187 delegados en total.


El primer ministro británico, Gordon Brown, aseguró en su primera entrevista tras la debacle del laborismo en las elecciones locales del pasado jueves que «entiende el dolor» de los votantes, que relegaron a su partido como tercera fuerza del país con un apoyo del 24 por ciento, a 20 puntos de los conservadores, y que han avivado la mayor crisis interna desde que hace diez meses llegó a Downing Street. Brown se mostró convencido de que, «desde luego», el partido «puede recuperarse». ¿La fórmula? «Lo primero de todo, afrontando el problema inmediato con la economía y mostrando a la gente que podemos superarlo como ya hemos hecho en el pasado en épocas muy difíciles».


La secretaria de Estado de EE UU, Condoleezza Rice, afirmó ayer que es «factible» que palestinos e israelíes alcancen este año un acuerdo de paz, pero admitió que la expansión de colonias judías en Cisjordania enturbia las negociaciones. En rueda de prensa en la ciudad cisjordana de Ramala con el presidente palestino, Mahmud Abas, Rice calificó de «particularmente problemático» el incumplimiento por Israel de sus obligaciones en la cuestión de los asentamientos.


Representantes del Gobierno chino recibieron ayer a dos enviados del Dalai Lama, en el primer encuentro entre ambos bandos desde la crisis desatada en el Tíbet el pasado marzo y cuyo objetivo principal es atajarla, aunque sea de forma momentánea. La importancia de las conversaciones queda reflejada en que el propio presidente chino, Hu Jintao, se refirió a ellas, cuando hasta ahora China guardaba estricto silencio sobre estos contactos, que tienen lugar desde 2002.

Enlaces recomendados: Premios Cine