Contra las pensiones de Sarkozy

l El Gobierno quiere exigir 41 años cotizados para cobrar el 100% l Cientos de miles de manifestantes l Bajo seguimiento de la huelga

23.05.2008 | 00:00

París

Cientos de miles de personas se manifestaron ayer en Francia contra la reforma de las pensiones impulsada por el Gobierno conservador, que, en un contexto económico desfavorable, afronta crecientes tensiones sociales, desde los pescadores hasta los docentes, pasando por los funcionarios. Sarkozy, que acaba de cumplir un año en el Elíseo, se declara resuelto a proseguir con las reformas, pese a los descontentos y a una popularidad que apenas supera el 35 por ciento.


Más de 700.000 personas, según el sindicato Confederación General del Trabajo (CGT), y 296.000 según la Policía, salieron a la calle en más de cien ciudades en defensa de las pensiones y en contra del plan gubernamental de alargar un año, hasta 41 años, el período de cotización para tener derecho a una pensión completa.


«Movilicémonos por la defensa de la pensión solidaria», «no al servicio mínimo social», «no a pensiones que cotizan en Bolsa», «Sarko K.O.» o «un año de Sarko, un año de mierda», proclamaban algunas pancartas en la manifestación de París.


Sin embargo, y contrariamente a otras ocasiones, el impacto de los paros convocados en el transporte público fue limitado. Es revelador que el líder de Fuerza Obrera (FO), Jean-Claude Mailly, dijera que el éxito debía medirse por la afluencia de manifestantes y no por el porcentaje de huelguistas (un 25 por ciento en los ferrocarriles, o un 8 por ciento en la Administración).


El primer ministro, François Fillon, artífice de la ley de reforma de las pensiones de 2003, que preveía el aumento del período de cotización, ya ha excluido dar marcha atrás: «El asunto se zanjó en 2003», reiteró el miércoles por la noche en televisión.


El Gobierno propone negociar sobre el empleo de los «senior» -tan sólo un 38,3 por ciento de las personas de 55 a 64 años trabajan- y amenaza con sanciones desde 2010 a las empresas que no hayan empezado a negociar al respecto, a la vez que pone sus esperanzas en las divisiones de los sindicatos. Así, mientras unas centrales rechazan de plano ampliar a 41 los años cotizados, otras piden que la medida se posponga hasta que se haya mejorado el empleo de los «senior».


Aunque los últimos sondeos muestran que de un 58 a un 60 por ciento de los franceses se declaraba favorable a la movilización de ayer, otros indican que la mayoría se ha resignado a la idea de tener que cotizar más años para cobrar su pensión íntegra.


Gobierno y sindicatos saben que aumentar un año el período de cotización no resolverá el problema de la financiación de las pensiones, que pasarán de representar 15.100 millones de euros en 2015 a 47.100 en 2030 y 68.800 millones en 2050. Para reducir el déficit del régimen general, se estudia subir las cotizaciones, elevar la edad legal de la jubilación (60 años) o recortar el nivel de las pensiones, pero todas esas medidas son tabú para los sindicatos.

Enlaces recomendados: Premios Cine