En Teherán

Liberados tres empleados iraníes de la embajada británica

Tras la detención, las autoridades iraníes alegaron que los nueve empleados habían sido enviados a las manifestaciones para recopilar información y propagar ciertas ideas.

01.07.2009 | 20:34

La Policía iraní ha puesto en libertad a tres empleados locales de la embajada británica en Teherán que el pasado domingo habían sido detenidos junto a seis compañeros por su supuesta participación en los disturbios que han sacudido Irán tras las polémicas elecciones presidenciales.

Según la televisión estatal iraní, en prisión ya sólo queda uno de los nueve empleados, al que se le acusa de "desempeñar un importante papel" en los citados altercados en los que murieron al menos una veintena de personas, según cifras oficiales.

Aunque las protestas comenzaron de forma pacífica tras las denuncias de fraude hechas por la oposición, el régimen iraní insiste en que las marchas y los disturbios forman parte de una maniobra orquestada desde el exterior para desencadenar lo que denomina una "revolución de terciopelo".

Teherán señala en particular a Estados Unidos, Francia, Alemania y el Reino Unido, países a los que acusa de interferir en los asuntos internos del país.

La tensión con Londres se disparó después de que Irán expulsara a dos diplomáticos británicos y al corresponsal permanente de la cadena BCC, John Leyne, acusado de inventar mentiras para animar las protestas.

En un acto de reciprocidad, el Reino Unido expulsó a dos diplomáticos iraníes.

El martes, el ministro británico de Asuntos Exteriores, David Miliband, aseguró que los dos países trabajaban juntos para tratar de normalizar las relaciones, en interés de ambos gobiernos.

Días antes, el jefe de la diplomacia británica había afirmado que la detención de los nueve empleados locales de la embajada -en principio se anunció que el número era ocho- era un acto de "intimidación inaceptable".

Enlaces recomendados: Premios Cine