Afganistán

EEUU construye un centro de operaciones en zona talibán

Las tropas estadounidenses, que llevan a cabo una gran operación contra los talibanes en Helmand, se han hecho con el control de una estratégica zona sureña de esta provincia

07.07.2009 | 20:00

Según la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo mando de la OTAN, desde este complejo, que tardará cuatro días en construirse, las tropas internacionales planearán las ofensivas que deban lanzar a lo largo del tercio meridional del valle del río Helmand y la frontera con Pakistán.

"Todo lo que pase en la parte sureña del río depende de nosotros", dijo en el comunicado el capitán Chris Annunziata.

"Esto ha sido una sorpresa total. El enemigo no tenía ni idea de que veníamos ni de la ruta que íbamos a tomar", celebró por su lado el teniente Tabitha Pinter, según la nota, que no especifica el número de bajas entre las filas talibanes en los últimos días.

Anoche la ISAF ya informó de que unos 500 marines estadounidenses habían entrado en Khanishin, capital del distrito helmandí de Reg, donde los talibanes tienen una gran presencia.

La ISAF añadió que la Policía afgana, asistida por los soldados extranjeros, han "restaurado el control del Gobierno" en esta ciudad, bajo dominio talibán desde hace varios años.

"Ésta es la primera vez que las fuerzas internacionales tienen una presencia sostenida tan al sur del valle de Helmand", constató la ISAF.

Casi 4.000 marines estadounidenses y 650 miembros de las fuerzas de seguridad afganas llevan a cabo desde el pasado 2 de julio la llamada 'Operación Khanjar' (Golpe de Espada) en Helmand.

Este esfuerzo militar se concentra en el centro y el sur de la provincia, mientras que tropas mayoritariamente británicas encuadradas en la OTAN intentan golpear a la insurgencia de forma paralela al norte de la capital helmandí, Lashkar Gah.

La cooperación estrecha entre la ISAF -más de un tercio de cuyos 60.000 soldados son norteamericanos- y la coalición liderada por EEUU es uno de los grandes objetivos de la nueva estrategia militar extranjera en Afganistán.

El general estadounidense Stanley A. McChrystal, al frente de la coalición y la ISAF desde mediados de junio, anunció ayer las directrices que deberán seguir los soldados con el objetivo de minimizar las víctimas civiles.

"Tenemos que luchar contra los insurgentes y usaremos las herramientas a nuestra disposición para derrotar al enemigo y proteger a nuestras fuerzas", dijo.

"Pero no ganaremos basándonos en el número de talibanes que matemos, sino en nuestra habilidad para separar a los insurgentes del centro de gravedad: el pueblo", aseveró McChrystal, que llegó a Afganistán después de haber dirigido en Irak la lucha contra Al Qaeda.

Ayer siete soldados estadounidenses encuadrados en la OTAN murieron en varios atentados en Afganistán, mientras que dos militares canadienses y uno británico fallecieron en un accidente de helicóptero.

Enlaces recomendados: Premios Cine