Brown anuncia que dimitirá en septiembre para facilitar un pacto con los liberales



Clegg inicia negociaciones con los laboristas, pero los «tories» contraatacan y le ofrecen la reforma electoral que pide

11.05.2010 | 15:31
Brown se retira tras anunciar ayer su renuncia al liderazgo laborista.
Brown se retira tras anunciar ayer su renuncia al liderazgo laborista.

Oviedo, Luis MUÑIZ

El primer ministro británico, Gordon Brown, se ofreció ayer a dimitir al frente del laborismo para facilitar un pacto con los liberales demócratas de Nick Clegg. En una inesperada una declaración ante el número 10 de Downing Street, Brown explicó que, si se alcanza ese acuerdo «progresista», seguirá temporalmente como jefe de Gobierno hasta que, el próximo mes de septiembre, el congreso de los laboristas elija a su sucesor, una elección en la que, afirmó, él no apoyará a ningún candidato. Entonces -pero eso no lo dijo- renunciará también como «premier».
Brown quiso dejar claro que su oferta respondía a la petición de entablar «negociaciones formales» hecha poco antes por el líder de los liberales. «El señor Clegg me acaba de informar de que, aunque tiene la intención de mantener el diálogo iniciado con los conservadores, ahora desea mantener negociaciones formales con el Partido Laborista», explicó Brown, según informa «Efe».
El primer ministro británico justificó su decisión por «el interés de la nación», pero es sabido que su renuncia fue una de las condiciones que Clegg puso, ya durante la campaña electoral, para abrir negociaciones con los laboristas.
En un comunicado, el líder liberal demócrata confirmó el inicio de conversaciones oficiales entre su partido y el laborista, basadas en el objetivo de lograr un Ejecutivo «que dure». Según Clegg, «a la luz» de los acontecimientos, «lo único responsable es abrir negociaciones» con la formación de Gordon Brown, a pesar de que ésta tenga menos escaños que los conservadores (306 frente a 258), «para asegurar un acuerdo estable», informa «Europa Press».
El comunicado de Nick Clegg daba claramente a entender que las conversaciones con los conservadores estaban a punto de fracasar. Además, el anuncio de negociaciones con los laboristas podía leerse como un intento de presionar a los de David Cameron para que aceptaran su exigencia de reformar el sistema electoral.
Y así fue. Dos horas después, los «tories» respondieron a los movimientos de Brown y Clegg con una oferta en firme: un referéndum sobre los cambios que los «lib dem» exigen para que haya un nuevo Gobierno estable en el Reino Unido. Un «esfuerzo extra», como lo definió el «número dos» de los conservadores, William Hague, que admitió: «La situación ha cambiado».
«Ofrecemos a los liberales demócratas, en un Gobierno de coalición, la celebración de un referéndum sobre el sistema alternativo de votación para que la gente de este país pueda decidir», explicó Hague, quien, sin embargo, añadió que los de Nick Clegg «tienen que tomar una decisión urgente» sobre a quién piensan respaldar, según informa «Efe».
Sin embargo, puede que la oferta de los «tories» no sea suficiente ya para los liberales, pues lo que los laboristas les ofrecen es más tentador si cabe: reforma electoral, sí, pero garantizada por ley, sin necesidad de convocar un referéndum.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine