Cumple los criterios macroeconómicos

Estonia podrá entrar en el euro en 2011

La Comisión Europea recomienda la entrada de el país báltico en el euro en 2011

12.05.2010 | 15:25

La Comisión Europea recomendó hoy la adhesión de Estonia al euro, a partir de enero de 2011, tras comprobar que, pese a la grave crisis financiera y económica que ha sacudido a toda la zona, cumple "con claridad" los criterios macroeconómicos exigidos por el tratado.

En su informe bianual de convergencia, adoptado hoy, el Ejecutivo comunitario afirma que la república báltica es el único de los nueve socios europeos aspirantes al euro -Bulgaria, República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Hungría, Polonia, Rumanía y Suecia- que reúne los requisitos para ello.

Si la recomendación es respaldada por los gobiernos y el Parlamento Europeo, Estonia se convertirá en el décimo séptimo miembro de la Eurozona.

De los doce socios del centro y este de Europa que se han adherido más recientemente a la Unión Europea, Estonia sería el quinto en poder entrar en el euro, tras las incorporaciones de Eslovenia (2007), Malta y Chipre (2008), y Eslovaquia (2009).

En una declaración, el comisario de Asuntos económicos y monetarios, Olli Rehn, felicitó a las autoridades estonias por su "compromiso duradero con unas políticas económicas prudentes".

Para asegurarse de que la adopción del euro sea un éxito, las autoridades deberán no obstante proseguir el esfuerzo en la misma vía, "permanecer vigilantes" y "reaccionar de forma rápida y decisiva" en caso de que aparezcan desequilibrios macroeconómicos o pérdidas de competitividad.

Rehn añadió que la propuesta de ampliación de la zona constituye, por otro lado, "una señal fuerte" en estos momentos sobre el futuro de la Eurozona y de la Unión Europea en general.

En su opinión, confirma además el papel del euro como sostén de la política económica a medio plazo, así como el hecho de que los esfuerzos continuados en pro de la estabilidad "producen resultados tangibles".

Los cuatro criterios para la adhesión a la moneda única europea exigen una situación saneada de las finanzas públicas, estabilidad de precios y del tipo de cambio, y convergencia de los tipos de interés a largo plazo.

Además, la legislación nacional sobre asuntos monetarios ha de ser plenamente compatible con los tratados europeos, en lo que respecta en particular a la independencia del banco central nacional.

La tasa de inflación media interanual en Estonia el pasado marzo fue de -0,7%, ampliamente por debajo del valor de referencia europeo calculado para ese período en el 1%.

Por lo demás, Estonia no ha estado sujeta a ningún procedimiento por déficit excesivo, y registró en 2009 un déficit del 1,7% del PIB, pese a que el PIB nominal cayó ese año un 15%.

Enlaces recomendados: Premios Cine