Lne.es » Internacional
    Noticia siguiente 
Nueva doctrina de seguridad de EE UU
 

Obama dice adiós a la guerra preventiva de Bush y a las cruzadas antiterroristas

La Casa Blanca considera que los enemigos son Al Qaeda y los radicales del interior de EE UU - Pretende reforzar la colaboración con China e India

 09:16  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Obama, al término de una conferencia de prensa, ayer, en la Casa Blanca.
Obama, al término de una conferencia de prensa, ayer, en la Casa Blanca. reuters

Oviedo, Eugenio FUENTES

Obama ha dicho adiós a los dos grandes pilares que sustentaron la política exterior de su antecesor, George W. Bush, tras los atentados del 11-S: la guerra al terrorismo y la guerra preventiva y unilateral como modo de imponer los intereses de EE UU en el mundo y mantener su supremacía militar.

Así se recoge en la nueva doctrina de seguridad nacional presentada ayer en Washington y expuesta en un texto de poco más de 50 páginas. Se trata de un documento que debe elaborar cada nueva administración, por exigencia del Congreso, para fijar sus prioridades diplomáticas y defensivas.

Bush declaró la guerra al terrorismo en 2001, en respuesta a los atentados de Nueva York y Washington, y esa declaración, lejos de ser un artefacto retórico, le convirtió en comandante en jefe de un país envuelto en un conflicto bélico y le sirvió para amparar excesos como Guantánamo, la tortura, las cárceles secretas o los recortes de libertades, por sólo citar los más conocidos.

Acto seguido, ya en 2002, su administración formuló la doctrina de seguridad nacional vigente hasta ahora, en la que se consagraba la guerra preventiva, sin necesidad de autorización de la ONU, como instrumento primero de la Defensa de EE UU.

La doctrina de seguridad de Obama considera que el terrorismo -que carece de definición jurídica internacionalmente aceptada- es tan sólo una táctica, por lo que no puede ser considerado como un enemigo con el que se rompen hostilidades. Nadie declara la guerra a una táctica.

Para Obama el enemigo se llama Al Qaeda -palabra con la que engloba a toda la galaxia yihadista- y debe ser perseguido allá donde actúe, sea en Afganistán, en Pakistán, en la península Arábiga, en el Magreb o en el interior de los propios Estados Unidos. Ésta es, en efecto, una de las novedades más destacables de la nueva doctrina, la de integrar la seguridad interior en el esquema global de seguridad. Recientes ejemplos, como el fallido atentado de Times Square, en Nuevo York, han alertado a Washington de que el radicalismo crece en el interior del país, por lo que debe actuar en consecuencia. Consideración de enemigo merecen también Irán y Corea del Norte, por sus programas nucleares.

En cuanto al abandono de la guerra preventiva, es plenamente consecuente con la vocación multilateralista de la administración Obama, y se acompaña de la declaración de que la guerra es un último recurso y de que deben fortalecerse las instituciones internacionales para la resolución de los conflictos. EE UU se compromete, por otra parte, a un uso prudente de la fuerza. «A menudo necesitamos usar el bisturí y no un mazo», afirmaron ayer fuentes oficiales.

Frente a la guerra, el documento hace hincapié en la necesidad de desarrollar la cooperación internacional y la formación de alianzas, a la vez que, por primera vez, incluye el cambio climático en las amenazas que sufre EE UU. Entre las alianzas que deben impulsarse, la prioridad se la llevan las potencias emergentes (China, India, Rusia, Brasil y Sudáfrica), llamadas a ocupar los primeros puestos del escalafón mundial en los próximos años. Y muy en particular los dos gigantes asiáticos, sin los que, por ejemplo, es impensable una estrategia eficaz de contención de emisiones con efecto invernadero.

Esto no quiere decir que EE UU renuncie a mantener su supremacía militar, ya que la considera como la base de su estrategia y un factor imprescindible para que no decaiga su influencia en la esfera internacional. Imprescindible, pero no único, ya que, en consonancia con su perfil reformista, la administración Obama enuncia que el bienestar, el interior pero también el exterior, es uno de los pilares que garantiza la seguridad de EE UU.

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad