Las revueltas en el mundo árabe
 

España anuncia una prórroga indefinida de su aportación a la misión aliada en Libia

Jiménez reconoce en Bengasi que los rebeldes son «el legítimo representante del pueblo libio» l Trípoli denuncia 21 muertos en los ataques del martes

 07:42  
Un herido es atendido en un hospital de campaña en Misrata.
Un herido es atendido en un hospital de campaña en Misrata. reuters
 MULTIMEDIA

Bruselas / Bengasi, Agencias


La ministra de Defensa, Carme Chacón, anunció ayer que mañana presentará al Consejo de Ministros una propuesta para prorrogar indefinidamente la contribución española a las operaciones de la Alianza Atlántica en Libia.


El anuncio de Chacón llega una semana después de que la OTAN aprobara extender su misión otros 90 días, es decir, hasta finales de septiembre. Pero, ayer, los ministros de Defensa aliados fueron aún más allá y acordaron mantener «la presión todo lo que sea necesario».


Lo dijo con estas palabras el secretario general, Anders Fogh Rasmussen, quien, no obstante, consideró que ha llegado la hora de planificar la era pos Gadafi con un papel importante de la ONU.


La prórroga que estudiará el Gobierno español será «con la misma contribución y el mismo formato», detalló Chacón, y será presentada al Parlamento en la semana que comienza el 20 de junio. El actual mandato de la aportación española expira dos días después.


«Debemos mantenernos en Libia hasta la consecución de los objetivos. Esa es la razón por la que pedimos una prórroga indefinida de la misión en Libia, con la que España está firmemente comprometida», explicó la ministra de Defensa.


Chacón relató que el jefe de las fuerzas de la OTAN en Europa, el almirante James Stavridis, presentó a los ministros un panorama de las operaciones en Libia «con importantes avances», ya que, según «los propios generales libios», se ha neutralizado «en un 80 por ciento» la capacidad de ataque del régimen.


Actualmente España mantiene dentro de la operación cuatro cazabombarderos F-18 y dos aviones de abastecimiento en vuelo para garantizar la zona de exclusión aérea, ubicados en la base italiana de Decimonannu (Cerdeña). Para la aplicación del embargo de armas, España tiene desplegados en el Mediterráneo la fragata «Méndez Núñez», el submarino «Mistral» y un avión de vigilancia marítima.


Por su parte, Rasmussen admitió que la OTAN dispone de las capacidades necesarias para continuar su misión, pero confesó que desearía una «utilización más flexible» de los activos militares aportados por los países, en alusión a que algunos de los cazas para hacer cumplir la zona de exclusión aérea puedan participar también en misiones de ataque.


Por su parte, la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, aseguró en Bengasi, la capital rebelde, que España considera al Consejo Nacional de Transición (CNT), el órgano que aglutina a la oposición a Muamar el Gadafi, como «el legítimo representante del pueblo libio» y al que le corresponde trazar el futuro del país.


Jiménez trasladó este mensaje al presidente del CNT, Mustafá Abdelyalil, durante su visita a Bengasi en la que reiteró que «cualquier solución para Libia pasa porque Gadafi deje el poder».


En una rueda de prensa con el responsable de Exteriores de los rebeldes, Ali Esaui, Jiménez adelantó que España se va a implicar en la reconstrucción de Libia una vez que concluya el conflicto y continuará prestando ayuda humanitaria para atender las necesidades básicas de la población.


Mientras, sobre el terreno, los gadafistas recrudecieron sus ataques sobre Misrata (oeste), y causaron diez muertos y al menos 26 heridos, informó un portavoz rebelde a la cadena Al Yazira, mientras que en Trípoli fallecieron 31 personas en los bombardeos aliados del martes. Más de 470.000 refugiados han entrado en Túnez desde que estalló la guerra en Libia.

Enlaces recomendados: Premios Cine