Viaje oficial

Un mariachi despide al papa de México antes de viajar a Cuba

"Ahora puedo entender por qué el Juan Pablo II decía: 'Me siento como un papa mexicano'", dijo el pontífice

27.03.2012 | 09:39
Benedicto XVI.
Benedicto XVI.

El papa Benedicto XVI no se pudo resistir este lunes a la música de mariachi y salió desde el lugar donde descansaba esta noche para saludar a los fieles que esperaban a la puerta y darles la última bendición.

El pontífice se había retirado ya al Colegio Miraflores de esta ciudad, la más importante del estado central de Guanajuato, después de haber oficiado una misa masiva por la mañana y haber encabezado un rezo de vísperas con los obispos latinoamericanos.

Pero a la puerta del colegio todavía había esta noche centenares de personas que seguían a la espera, una presencia que se vio reforzada por un conjunto de mariachi que comentó a entonar varias piezas para amenizar la noche a Benedicto XVI.

Fuera de programa y por sorpresa, el papa apareció en la puerta, tomó un sombrero de charro blanco que le ofrecieron y, mediante intérprete, dio su último mensaje a quienes estaban reunidos.

"Ahora puedo entender por qué el papa Juan Pablo II decía: 'Me siento como un papa mexicano'", dijo el pontífice. "México va a permanecer siempre en mi corazón", agregó.

Pero se disculpó por no permanecer más tiempo. "Tienen que entender que este lunes tengo otro viaje, a Cuba, pero se van a quedar con mi bendición", dijo Benedicto XVI, en italiano, antes de bendecir a todos los reunidos.

Después de despedirse con un "buenas noches" en español, el papa se retiró de nuevo al interior del Colegio de Miraflores.

El gesto fue seguido con gran entusiasmo y un ambiente festivo en las dos plazas más importantes de León, donde pudo verse por pantallas gigantes instaladas para seguir los actos que había desarrollado Benedicto XVI.

Enlaces recomendados: Premios Cine