Irán elige hoy su nuevo Parlamento, con todos los reformistas excluidos

El enfrentamiento entre el presidente y el líder supremo marca los comicios

02.03.2012 | 04:23
Un hombre y una mujer, en Teherán, junto a un cartel de Jomeini.
Un hombre y una mujer, en Teherán, junto a un cartel de Jomeini.

Teherán, Chema ORTIZ


Irán finalizó ayer, sin pena ni gloria, la campaña electoral, veinticuatro horas antes de que los ciudadanos voten hoy un Parlamento muy constreñido que puede radicalizar la política interna y poner aún más difíciles las relaciones con el exterior, marcadas por el programa nuclear iraní y las crecientes amenazas de un ataque israelí de consecuencias imprevisibles.


Casi excluidos de los comicios los reformistas islámicos, cuyos principales líderes, Mehdi Karrubi y Mir Husein Musavi, llevan más de un año incomunicados en prisión domiciliaria, son los seguidores del líder supremo, ayatolá Alí Jamenei, y los del presidente, Mahmud Ahmadineyad, los que se disputen la mayoría de los 290 escaños. El enfrentamiento entre el presidente y el líder supremo ha sido continuo en los últimos tres años, aunque la mayoría de las veces se desarrolla a través de terceros.


Los principalistas, los más radicales del régimen, apiñados en torno Jamenei, acusan al entorno de Ahmadineyad de mala gestión y corrupción, además de tachar a muchos de sus fieles de desviacionistas y de poner en duda la primacía religiosa. Si los principalistas consiguen una victoria aplastante, la política interior social se puede hacer más radical y estricta, con mayor protagonismo aún de los clérigos y los militares. Si los seguidores de Ahmadineyad mantienen el equilibrio, podrían ser más condescendientes con los usos sociales y, sobre todo, ofrecer una ventana para favorecer una economía más abierta.

Enlaces recomendados: Premios Cine