18 de junio de 2012
18.06.2012

Breivik afirma que repetiría la masacre de Oslo por «bondad» y «patriotismo»

Apartado del proceso uno de los tres jueces no profesionales por pedir la pena de muerte para el ultra en Facebook

18.04.2012 | 05:22
Breivik hace un saludo ultraderechista a su llegada a la sala del juicio.

Oslo, Anxo LAMELA


El ultraderechista Anders Behring Breivik hizo ayer en la segunda jornada del juicio por los atentados del 22 de julio en Noruega, en los que murieron 77 personas, una encendida defensa de la matanza, que justificó como acto «patriótico», antes de asegurar que «lo haría otra vez».


En la declaración escrita que leyó al inicio de la vista, habló de acto de «bondad» por su país, atacó el «multiculturalismo» y alertó del peligro de la «invasión» islámica.


Los 69 muertos en la isla de Utøya, asistentes al campamento de las Juventudes Laboristas ejecutados a sangre fría recibieron un ataque durísimo, al igual que este partido, en el poder en Noruega. «No eran inocentes, niños civiles, sino activistas políticos que trabajan por el multiculturalismo», dijo Breivik, quien añadió que se parecen mucho a las Juventudes Hitlerianas.


Esas palabras provocaron protestas de los representantes de los agraviados y avisos de la juez principal, Wenche Elizabeth Arntzen, que también le recriminó que se extendiera más tiempo del anunciado, aunque Breivik logró acabar la lectura.


El fundamentalista cristiano de 33 años dijo hablar en nombre de la orden de los Caballeros Templarios y de «muchos noruegos y escandinavos», y se ufanó de haber cometido «la operación más espectacular hecha por un militante nacionalista en este siglo».


El objetivo de los atentados, primero con una furgoneta bomba en el complejo gubernamental de Oslo y, luego, en Utøya, era, según el acusado, cambiar la política de inmigración del Gobierno laborista y evitar una futura guerra civil en la que morirían «cientos de miles de personas», aunque está convencido de que ese conflicto estallará igualmente.


Los comparó con el lanzamiento de bombas atómicas por EE UU sobre Japón en la II Guerra Mundial para «ahorrar» millones de muertos, aunque los hechos, dijo, sean una «barbarie». «Si alguien es malvado, son los multiculturalistas. Lo único que debería sorprender a Noruega y a Europa es por qué un acto así no ha ocurrido antes», afirmó.


Que pueda ser condenado a la cárcel de por vida «es el mayor honor que se puede experimentar, es nuestro deber», afirmó.


Tras la II Guerra Mundial, los «marxistas culturales» y los «liberales» han dominado Europa en alianza contra los «conservadores culturales» y los «nacionalistas», estableciendo una «dictadura» camuflada bajo una democracia que en realidad no existe: los primeros controlan la cultura y los segundos, la economía.


Los atentados fueron «en defensa de los noruegos étnicos y de su cultura», de ahí que no se considere culpable, reiteró Breivik, quien mostró su admiración por la red terrorista islámica Al Qaeda, «la organización revolucionaria más exitosa del mundo».


El tribunal que juzga al ultraderechista noruego apartó ayer del proceso a Thomas Indreboe, uno de los jueces no profesionales del juicio, por defender en Facebook la pena de muerte para Breivik. La vista arrancó ayer presidido por dos jueces profesionales y otros tres jueces legos nombrados para el caso por la sociedad civil, informa «Reuters».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine